Domingo 28 de noviembre de 2021

La ciudad de San Luis celebró sus fiestas patronales en honor a la Virgen del Trono

  • 5 de octubre, 2021
  • San Luis (AICA)
La ciudad de San Luis honró a su patrona, Nuestra Señora del Rosario del Trono, con una misa presidida por monseñor Barba este domingo 3 de octubre.
Doná a AICA.org

El domingo 3 de octubre, fiesta de Nuestra Señora del Rosario del Trono, patrona de la ciudad de San Luis, el obispo diocesano, monseñor Gabriel Bernardo Barba, presidió la Eucaristía en la catedral sanluiseña. La celebración fue transmitida por las redes sociales del obispado y contó con la participación de seminaristas y sacerdotes de la diócesis.

Al iniciar su homilía, el prelado comentó el Evangelio de la Anunciación, “acontecimiento único que se da en el ámbito de la maternidad, no hay otro caso igual donde es el hijo el que elige su madre. La naturaleza es al revés”, recalcó. “Aquí el Hijo de Dios eterno desde siempre elige a su Madre para hacerse hombre. La elige a María para justamente hacerla partícipe de este plan de salvación”. Y observó: “María da comienzo entonces a la plenitud de los tiempos y es causa eficiente de la salvación de los hombres al dar carne propia, carne humana al Redentor”.

“Recordar a María -afirmó el obispo- es hablar desde el corazón y ojalá así nos pase a todos los cristianos: llevar a María profundamente en nuestro corazón”. "Hoy nosotros como pueblo de San Luis, y cumpliendo una antigua tradición, caminamos por las calles renovando nuestra fe, haciendo viva y presente nuestra raíz cristiana, puntana, que se entrevera bajo el manto de la Virgen del Rosario”. 

"Además -sostuvo el prelado- el pueblo de San Luis no solamente es católico, creyente, sino profundamente mariano, bajo el amparo de Nuestra Señora del Rosario del Trono, devoción que debemos cuidar, preservar y transmitir”. Y señaló que esto “se hace rezando, no hay otra. Encomendándonos, haciendo viva esta tradición”.

Como parte de su homilía, monseñor compartió un extenso escrito de Leticia Maqueda que “nos ayuda a meternos en estas entrañas de la historia de San Luis que se entrevera desde el inicio con la Virgen”. 

El texto resume los inicios de esta advocación recordando que cuando llegaron los frailes dominicos a evangelizar en San Luis, trajeron una imagen de la Virgen María, a la que colocan en un nicho junto a la capilla y comienzan a llamarla Nuestra Señora del Rosario del Trono. Desde entonces el pueblo puntano rezamos con la Virgen y seguimos encomendándole a ella nuestros dolores, nuestras alegrías, nuestras penas, nuestra vida”.

Luego agregó: “Hoy vamos a encomendar a la Virgen del Trono nuestra provincia de San Luis, nuestra diócesis, y todo el pueblo puntano, pidiéndole que  que nos ayude a ser fieles a Jesús, a vivir como ella el Evangelio, con frescura, con libertad, con vida, ‘derribando el trono a los poderosos y elevando a los humildes’, como lo dijo en el Magnificat”.

Antes de la bendición final, monseñor Barba recordó e invitó al rezo del rosario todos los lunes al mediodía y para terminar, hizo referencia al paraje La Botija, en el norte de San Luis, donde había una capilla de la Virgen del Rosario del Trono, y debido a un incendio no se pudo continuar con la tradición. Por eso, convocó a realizar una campaña para reponer a la Virgen del Trono en aquella localidad.+