Viernes 12 de agosto de 2022

Jordania propone abolir el término "minoría" y hablar de "ciudadanía"

  • 21 de noviembre, 2015
  • Amman (Jordania) (AICA)
Para encontrar soluciones eficaces y duraderas a los conflictos y las divisiones sectarias que desestabilizan Oriente Medio, es conveniente romper con el lenguaje y la lógica que interpretan la vida social como un mero ejercicio de "equilibrio de poder" entre las comunidades mayoritarias islámicas y los grupos religiosos minoritarios, y reafirmar el principio de la ciudadanía como la única garantía contra toda forma de discriminación.
Doná a AICA.org
Para encontrar soluciones eficaces y duraderas a los conflictos y las divisiones sectarias que desestabilizan Oriente Medio, es conveniente romper con el lenguaje y la lógica que interpretan la vida social como un mero ejercicio de "equilibrio de poder" entre las comunidades mayoritarias islámicas y los grupos religiosos minoritarios, y reafirmar el principio de la ciudadanía como la única garantía contra toda forma de discriminación.

La propuesta, planteada por sectores de la sociedad y del liderazgo político en Jordania, se expresó con autoridad incluso en el contexto de la reciente Conferencia Internacional celebrada en París, por iniciativa de los gobiernos de Francia y Jordania, para desarrollar un plan de acción para el rescate de las víctimas de la violencia étnica y religiosa en Oriente Medio.

Antes de la apertura de la Conferencia -que contó con la participación de veinte ministros de Relaciones Exteriores, junto con representantes de organismos regionales e internacionales- el ministro de Relaciones Exteriores de Jordania, Nasser Judeh, explicó que el título de la cumbre, en un primer momento centrado en la protección de las "minorías religiosas y étnicas", se modificó, para centrar la atención en la necesidad de "protección de las víctimas de la violencia étnica y religiosa"´, sin hacer referencia a la categoría de "minoría".

Nasser Judeh también señaló que en Jordania no se recurre al término "minoría" para indicar los componentes de la población jordana que profesan y siguen otras religiones distintas del islam suní.

"En este contexto, el ?Plan de Trabajo de París?, -informó a la Agencia Fides el padre Rifat Bader, director del Catholic Center for Studies and Media en Ammán, que participó en el trabajo como miembro de la delegación jordana- es una contribución llena de potencial, y esboza un nuevo enfoque que puede ser explotado de manera efectiva en nuestro país, donde estamos tratando de regular las relaciones de los ciudadanos entre sí y con las instituciones del Estado, no sobre una base de categorías de "mayoría-minoría", sino más bien sobre la base del principio de ciudadanía, con los derechos y obligaciones que se derivan de ello".+