Viernes 30 de septiembre de 2022

Jinetes polacos acudirán a la canonización de Juan Pablo II con trajes medievales

  • 16 de abril, 2014
  • Roma (Italia) (AICA)
El próximo 19 de abril un grupo de caballeros de la Hermandad de Bratian, con sede en la región norte de Polonia de Warmia y Masuria, viajarán a caballo hasta Roma con el fin de participar en la canonización de los beatos Juan Pablo y Juan XXIII. La comitiva debe cubrir una distancia de unos 300 kilómetros diarios para llegar el día 25 o 26 a la ciudad eterna. Los jinetes lucirán vestiduras tradicionales de épocas pasadas, que incluyen la armadura de los caballeros medievales, así como los uniformes de húsares y ulanos. La peregrinación a caballo se realizará, además, para conmemorar los 800 años del Bautismo de los pueblos prusianos a la fe cristiana, ocurrido en 1214 o 1215.
Doná a AICA.org
El próximo 19 de abril un grupo de caballeros de la Hermandad de Bratian, con sede en la región norte de Polonia de Warmia y Masuria, viajarán a caballo hasta Roma con el fin de participar en la canonización de los beatos Juan Pablo y Juan XXIII.

La comitiva, -conformada por nueve jinetes y sus caballos, además de un equipo técnico de seis personas que cuentan con remolques especiales para los animales-, cubrirá una distancia de unos 300 kilómetros diarios para llegar el día 25 o 26 a la ciudad eterna. Los jinetes lucirán vestiduras tradicionales de épocas pasadas, que incluyen la armadura de los caballeros medievales, así como los uniformes de húsares y ulanos.

La peregrinación a caballo se realizará, además, para conmemorar los 800 años del Bautismo de los pueblos prusianos a la fe cristiana, ocurrido en 1214 o 1215.

La ruta que seguirán los jinetes planea partir de Bratian y tomar una ruta que pasa por Czestochowa, Bratislava, Treviso, Rávena, Asís y finalmente Roma.

El viaje que realizarán los Caballeros se asemeja al realizado por dos de los gobernantes prusianos hace 800 años, quienes aceptaron el consejo del obispo cisterciense que los bautizó y acudieron ante el papa Inocencio II para certificar la adopción del cristianismo por parte de sus pueblos. El Pontífice recibió su visita y emitió la bula papal "Terra Lubavia" en 1216 para registrar este significativo acontecimiento.+