Sábado 24 de julio de 2021

Jesús rezó por mí, por cada uno de nosotros y sigue haciéndolo, recordó Francisco

  • 16 de junio, 2021
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El Santo Padre finalizó hoy su ciclo de catequesis sobre la oración recordando a los fieles que "Jesús nunca nos abandona"
Doná a AICA.org

La oración sacerdotal de Jesús fue el tema de la última catequesis del ciclo que el papa Francisco dedicó a la oración durante la audiencia general de los días miércoles, celebrada hoy en el Patio de San Dámaso.

 “Incluso en el más doloroso de nuestros sufrimientos, nunca estamos solos”. “Esto me parece lo más hermoso para recordar, concluir este ciclo de catequesis dedicado al tema de la oración”, dijo el Papa.

Francisco destacó que "la oración de Jesús es intensa, es única y se convierte en modelo de oración". “Los Evangelios -subrayó- dan testimonio de cómo la oración de Jesús se hizo aún más intensa y densa en la hora de su pasión y muerte. De hecho, estos hechos culminantes constituyen el núcleo central de la predicación cristiana: esas últimas horas vividas por Jesús en Jerusalén son el corazón del Evangelio no solo porque los evangelistas reservan proporcionalmente más espacio para esta narración, sino también porque el evento de muerte y resurrección -como un rayo- ilumina el resto de la historia de Jesús”.

“No era un filántropo que se ocupaba del sufrimiento humano y las enfermedades: era y es mucho más. En él no solo hay bondad, hay más: hay salvación, y no una salvación episódica, la que me salva de una enfermedad o de un momento de desesperación, sino la salvación total, la mesiánica, la que da esperanza, la victoria definitiva de la vida sobre la muerte”.

“En los días de su última Pascua, encontramos a Jesús completamente inmerso en la oración. Reza dramáticamente en el huerto de Getsemaní, asaltado por una angustia mortal. Sin embargo, Jesús, en ese mismo momento, se vuelve a Dios llamándolo 'Abbà', papá. Esta palabra aramea, el idioma de Jesús, expresa intimidad y confianza. Justo cuando siente que la oscuridad se acumula a su alrededor, Jesús los cruza con esa palabrita: ¡Abbà!”.

“Jesús también reza en la cruz, continuó el pontífice, envuelto oscuramente por el silencio de Dios, pero en sus labios surge una vez más la palabra "Padre". Es la oración más atrevida, porque en la cruz Jesús es el intercesor absoluto: reza por los demás, por todos, incluso por los que lo condenan, sin que nadie, excepto un pobre criminal, se ponga de su lado. Todos estaban en su contra o eran indiferentes”.

"Jesús oró por todos: él ya oró por mí", continuó Francisco, de manera espontánea: "Todos pueden decir: 'Jesús en la cruz rezó por mí'". 

"Jesús reza por todos nosotros, como si quisiera decirnos a cada uno: 'Recé por ustedes, en la última cena y en el madero de la Cruz'". 

“Incluso en el más doloroso de nuestros sufrimientos, nunca estamos solos”. "Esto -subrayó- me parece lo más hermoso que recuerdo, concluyendo este ciclo de catequesis dedicado al tema de la oración": ya acogido en el diálogo de Jesús con el Padre, en la comunión del Espíritu Santo”. 

“Cada uno puede llevarse esto en el corazón”: “no lo olvides, incluso en los peores momentos. Ya somos bienvenidos, somos queridos en Cristo Jesús, y también en la hora de la pasión, muerte y resurrección todo fue ofrecido por nosotros”. 

“Con la oración, y también con la vida -concluyó- sólo hay que tener coraje y esperanza, y con este coraje y esperanza escuchar con fuerza la oración de Jesús para seguir adelante. Que nuestra vida sea alegrando a Dios con la conciencia de que Jesús ora por mí”.+