Lunes 29 de noviembre de 2021

Irak abrirá un museo con los manuscritos cristianos rescatados de la destrucción de Isis

  • 2 de noviembre, 2021
  • Erbil (Kurdistán iraquí) (AICA)
El museo se construirá en Ankawa, un distrito de Erbil habitado principalmente por cristianos y contará con la participación directa de la comunidad local de padres dominicos.
Doná a AICA.org

Los obispos de la Iglesia católica caldea en su última reunión de octubre decidieron crear un museo-centro de estudio que salvaguardará los manuscritos y libros antiguos, tanto cristianos como islámicos, rescatados en los últimos años de la destrucción perpetrada por los yihadistas del Estado Islámico.

El museo se construirá en Ankawa, un distrito de Erbil habitado principalmente por cristianos, en un edificio adyacente al instituto que alberga sacerdotes y seminaristas caldeos. 

La iniciativa contará con la participación directa de la comunidad local de padres dominicos, quienes siempre estuvieron comprometidos con la conservación y el estudio de libros y manuscritos antiguos que representan un testimonio precioso de las raíces de las comunidades cristianas de origen apostólico en las tierras de Irak actual.

La herencia que se conservará en el museo fue presentada en la reunión de los obispos caldeos por Najib Mikhail Moussa, el actual arzobispo caldeo de Mosul y miembro de la Orden de Predicadores. 

Antes de asumir el liderazgo de la arquidiócesis caldea en la ciudad que había sido ocupada durante largos años por yihadistas de Daesh en 2019, el padre Najib Mikhail dedicó la mayor parte de su vida al cuidado y estudio de manuscritos y textos antiguos pertenecientes a las antiguas iglesias de Oriente que recopilaron los padres dominicos.

Hasta 2007, el patrimonio de miles de manuscritos y libros antiguos cuidados por los dominicos se conservaba en el complejo de la iglesia dominica en Mosul. A partir de ese año, por razones de seguridad, las obras más preciosas y los 850 manuscritos más antiguos en arameo, árabe y armenio fueron trasladados a Qaraqosh.

A finales de julio de 2014, la preocupación por el avance de los yihadistas de Daesh, que ya habían conquistado Mosul el 9 de junio, hizo que los dominicos trasladaran cientos de manuscritos y libros antiguos a la capital del Kurdistán iraquí para salvarlos de la furia iconoclasta y la quema perpetrada por los yihadistas en las tierras que iban ocupando.

En la noche del 6 de agosto de 2014, el padre Najib Mikhail también huyó junto con miles de cristianos de la llanura de Nínive a Erbil, llevándose un buen número de manuscritos y documentos antiguos en una furgoneta, cuando las ciudades de la Llanura del Nínive iban cayendo a manos del Daesh. En los años siguientes, el padre Najib Mikhail implicó a los refugiados en Erbil en la restauración de manuscritos y libros.

La pequeña empresa cultural de los refugiados iraquíes llevó a cabo una labor cada vez más notable en cuanto a la conservación de ese patrimonio cultural iraquí que durante siglos cuidaron los miembros de la Orden fundada por Santo Domingo de Guzmán.

En esos años difíciles, muchos refugiados, cristianos y musulmanes, pudieron adquirir habilidades profesionales en este campo del cuidado del patrimonio cultural de la región.+