Miércoles 1 de febrero de 2023

Invitan a descubrir el misterio de la Encarnación a través de la belleza del arte

  • 27 de diciembre, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Cada día de la octava de Navidad, los museos vaticanos presentan una obra maestra de las colecciones pontificias acompañada de las palabras de los papas
Doná a AICA.org

Una iniciativa de los museos vaticanos propone presentar una obra maestra de las colecciones pontificias cada día de la octava de Navidad, acompañada de las palabras de los pontífices para profundizar en el misterio de la Encarnación del Hijo de Dios a través de la belleza del arte. 

Tal como explicó el papa Francisco, “representar el acontecimiento del nacimiento de Jesús equivale a anunciar con sencillez y alegría el misterio de la Encarnación del Hijo de Dios”. 

El 25 de diciembre se inició con la presentación de la Adoración de los Pastores, obra del taller de Pieter van Aelst. Las palabras rescatadas para ilustrar este momento son las de Pío XII en su discurso al colegio cardenalicio el 24 de diciembre de 1940:

“Nosotros ponemos en las pequeñas, todopoderosas y misericordiosas manos del Redentor recién nacido, con ilimitada e inquebrantable confianza, nuestros deseos, nuestras esperanzas y nuestras oraciones; y le imploramos con vosotros, con todos los sacerdotes, con todos los fieles de la Santa Iglesia, con todos los que en Cristo reconocen al Señor y Salvador, que libre a la humanidad de la discordia a la que la ha arrastrado la guerra: ¡Oh, Raíz de Jesé, que te mantienes firme como símbolo de los pueblos, ante quien los reyes cerrarán la boca, Tú, a quien suplicarán las naciones, ven y líbranos: no te demores más”.

La imagen correspondiente al lunes fue la de la Sagrada Familia con Santa Isabel y San Juan, obra de Peter Candid, conocido como Pieter De Witte. Las palabras escogidas para este cuadro son las de Benedicto XV durante el discurso realizado al colegio cardenalicio el 24 de diciembre de 1915: “Cuando el hombre endureció su corazón y el odio invadió la tierra; cuando el hierro y el fuego hacen estragos y en el mundo resuenan las armas y el llanto; cuando los esfuerzos humanos se revelaron falaces y todo el bienestar civilizado se extinguió, la fe y la historia nos señalan al Todopoderoso suplicante, a la Mediadora de todas las gracias, María, como nuestro único refugio y así, con serena confianza, decimos: 'Regina pacis, ¡ora pro nobis!'”.

Este martes 27 de diciembre presentó la obra de Mariotto di Nardo (Florencia, documentado 1388-1424), Historias de la Virgen: Natividad, acompañado de las palabras del papa Pablo VI en su homilía de Navidad de 1963:

“¡La bondad de Dios! ¡Dios es bueno! Este es el mensaje de Navidad; este es el tema de reflexión que el Papa da a los fieles. Que siempre recuerden la bondad de Dios; y que en Jesucristo cada uno de nosotros ha sido pensado, cada uno de nosotros es amado. Cristo es el centro del que irradian las riquezas de la bondad del Señor; y un rayo, si lo atrapamos, se refracta desde Cristo sobre nosotros.+