Sábado 15 de mayo de 2021

Indignación por el accionar judicial en la causa por el crimen del sacerdote tucumano

  • 9 de abril, 2021
  • San Miguel de Tucumán (AICA)
Luego de la audiencia por el asesinato del presbítero Oscar Juárez, el arzobispado de Tucumán cuestionó el accionar de la auxiliar fiscal María Azucena Sierra de Peñalba.
Doná a AICA.org

Mediante un comunicado emitido por el Arzobispado de Tucumán, la comunidad católica expresó sorpresa e indignación por la participación de la Auxiliar Fiscal María Azucena Sierra de Peñalba en la audiencia realizada el 8 de abril ante el doctor Emilio Páez de la Torre, respecto a la causa del asesinato del presbítero Oscar Antonio Juárez.

“La comunidad cristiana y su familia todavía estamos elaborando el duelo de tan aberrante hecho sucedido hace apenas ocho meses”, señalaron, al tiempo que expresaron: “Nos llama profundamente la atención que esta profesional del derecho, habiéndose apartado del objeto de la audiencia, se haya unido a la defensa de Herrera a los efectos de pedir por la libertad del único imputado en autos del horroroso crimen sufrido por el padre Oscar Juárez. Que a la tan terrible muerte del sacerdote se lo vuelve a victimizar al que ya no puede defenderse, porque le sesgaron la vida”. 

“Es conocida la política criminal llevada adelante por el Ministerio Publico Fiscal respecto al pedido de prórroga de la prisión preventiva en delitos mucho menos grave que la de un homicidio (máxime con la alevosía con que fue cometido este). En este caso, fue dejada de lado. Es por ello que como parte de esta sociedad tucumana se duda del servicio de justicia”, continuaron.

“Ante las innumerables e incontrastables pruebas producidas en este juicio y la magnitud del ilícito, la doctora Sierra de Peñalba pide por la libertad del único imputado en autos, permítannos dudar del destino final de esta causa”. 

“Tememos que seamos unas nuevas víctimas de la impunidad y que el Padre Oscar, que ya descansa en la paz del Reino de Dios, no reciba el trato de justicia humana, que aquí en la tierra se merece cualquier ciudadano”, concluyeron.+