Sábado 24 de julio de 2021

Imposición del palio arzobispal a monseñor Azpiroz Costa

  • 17 de diciembre, 2018
  • Bahía Blanca (Buenos Aires) (AICA)
El arzobispo emérito de Bahía Blanca, monseñor Guillermo José Garlatti, impuso el palio a monseñor Carlos Alfonso Azpiroz Costa OP, su sucesor en esta jurisdicción eclesiástica, durante una misa celebrada el 15 de diciembre en la catedral Nuestra Señora de la Merced.
Doná a AICA.org
El arzobispo emérito de Bahía Blanca, monseñor Guillermo José Garlatti, impuso el palio a monseñor Carlos Alfonso Azpiroz Costa OP, su sucesor en esta jurisdicción eclesiástica, durante una misa celebrada el 15 de diciembre en la catedral Nuestra Señora de la Merced.

En la Eucaristía participaron monseñor Marcelo Cuenca Revuelta, obispo de Alto Valle del Río Negro, y monseñor Néstor Hugo Navarro, obispo emérito de Alto Valle del Río Negro, además de autoridades civiles.



En su homilía, monseñor Azpiroz Costa afirmó que "la apostasía llega porque la idolatría no llena el corazón" y estimó que "a veces, o casi siempre, somos más idólatras que apóstatas o, mejor dicho, somos más idólatras que ateos".

"Lo que necesitamos hoy, de una vez por todas, que Dios aparezca como viento huracanado, como terremoto que rompe a todos nuestros enemigos o fuego que los arrasa", expresó, pero indicó que, sin embargo, Él aparece como "una suave brisa, el rumor de una brisa suave".

El prelado bahiense consideró que para apreciar la presencia de Dios como brisa suave "hay que desacelerar, cerrar los ojos y apreciarlo. Tal vez algo que no somos capaces de hacer en esta cultura actual de medios digitales".

"Dios conoce nuestros sentimientos y nos deja huir, pero siempre nos corta la retirada, nos lleva a veces al mismo punto de partida porque donde está la muerte, está la resurrección", agregó.

"El día que todos los cristianos comprendamos que nuestra vocación más profunda es la predicación de la salvación y el perdón de los pecados, nos dejaremos de jorobar y habremos comprendido que la paz es la última la última palabra de la historia", concluyó.

El pasado 29 de junio, solemnidad de San Pedro y San Pablo, el papa Francisco entregó en el Vaticano el palio a 30 arzobispos que fueron designados en los últimos 12 meses, entre ellos monseñor Azpiroz Costa y otros cuatro argentinos.+