Miércoles 27 de octubre de 2021

Haití: Tres días de oración y ayuno por la conversión y liberación del país

  • 1 de diciembre, 2020
  • Puerto Príncipe (Haití) (AICA)
"¡Demos una oportunidad a Haití!", escriben los obispos convocando a los fieles del 5 al 7 de diciembre a tres días de ayuno y oración por la conversión del país.
Doná a AICA.org

"Oración, ayuno e intercesión por la conversión y liberación del país" es lo que los obispos de Haití piden a los fieles, del 5 al 7 de diciembre, en las parroquias de las diez diócesis del país. 

En un mensaje al final de la Plenaria de la Asamblea de Obispos y con vistas a la Navidad, con el título: "No se dejen robar la esperanza", la Conferencia Episcopal de Haití expresó su preocupación por la realidad de la violencia y denunció situaciones que deben cambiar.

"Hoy nuestro querido Haití necesita más que nunca la salvación, la redención, la paz, la transformación profunda: transformación de mentalidades, estructuras, formas de gobernar y hacer política. Desde julio de 2018 no hemos dejado de pedir a los protagonistas de todos. los sectores de la vida nacional que se unan. Durante este año 2020 también hemos denunciado los abusos del Ejecutivo que, a través de algunos decretos, generan una creciente preocupación”.

"Estamos profundamente afectados -escriben los prelados- y expresamos nuestro dolor y consternación por el agravamiento de la situación en el país, que se hunde cada vez más en la violencia, la miseria y la locura. Hoy asistimos a un envenenamiento de la vida social debido a una proliferación de actos de secuestro, bandidaje, violación, asesinatos y barbarie que siembran el terror, la muerte y el luto, induciendo a las personas a abandonar sus hogares”.

“Lloramos y repetimos con todas nuestras fuerzas, con todo el pueblo haitiano exasperado y exhausto: ¡No al caos! No a la violencia, no a la inseguridad, no a la miseria, ¡ya hemos tenido suficiente! ¡El pueblo haitiano está harto! ¡Cuando es demasiado, es demasiado! En cuanto a ustedes que cometen tales actos, como a quienes los apoyan, les pedimos, en nombre del Dios de la vida: ¡deténganse! Sus acciones son condenadas por todo el pueblo haitiano, no les llevarán a ninguna parte”, señala el mensaje de la CEH.

Los obispos proponen una solución a esta grave situación: "Necesitamos un acuerdo nacional interhaitiano para reconstruir la nación. Debemos encontrar juntos la fórmula para tejerla. Alentamos iniciativas nacionales que quieran unirse a las fuerzas del país para llegar a un consenso para restaurar las instituciones, que se levanten y devuelvan la confianza al pueblo… Porque la solución está en la esperanza de que se active el consenso para la amistad social y una nueva cultura”, afirman los obispos en el documento.

"El país no cambiará hasta que cambie la mente y el corazón": por eso invitan a tres días de oración y ayuno. Al final lanzan un llamamiento: "La Navidad es la fiesta del Amor, la fiesta de la Fraternidad, la fiesta de la Paz. Busquemos juntos esta paz. ¡Demos una oportunidad a Haití! Permitamos que el amado pueblo haitiano no sufra más. Prohibición de la violencia. ¡Para siempre! ¡Acabemos con la inseguridad y la impunidad para siempre! "+