Domingo 28 de noviembre de 2021

Gesto de misericordia: Inauguran en Tucumán el Hogar de Cristo "Virgen de la Merced"

  • 9 de noviembre, 2016
  • San Miguel de Tucumán (AICA)
El arzobispo de Tucumán, monseñor Alfredo Horacio Zecca, se dirigió a su comunidad, en el marco del cierre del Año de la Misericordia, para invitarlos a la inauguración y bendición del Hogar de Cristo "Virgen de la Merced", que se llevará a cabo el 21 de noviembre.
Doná a AICA.org
Con motivo del cierre del Año de la Misericordia, el arzobispo de Tucumán, monseñor Alfredo Horacio Zecca envió un mensaje a los fieles de la arquidiócesis en el que invita a participar de la inauguración y bendición del Hogar de Cristo "Virgen de la Merced", que se desarrollará el 21 de noviembre a las 20,30 en la calle Congreso de Tucumán 1149, San Miguel de Tucumán.

En su mensaje, monseñor Zecca llamó a los fieles a vivir los días finales de este Año Santo "como un momento extraordinario de gracia y de renovación espiritual" a través de la práctica de las obras de misericordia corporales y espirituales.

En ese sentido, recordó los gestos solidarios e iniciativas pastorales que funcionan en la arquidiócesis: noches de la caridad, misiones, visitas a los enfermos e impedidos, apoyo escolar, atención a las personas con problemas de adicciones, acompañamiento a los que sufren en su cuerpo o en su alma, visita a los privados de libertad, e invitó a la comunidad a compartir la ceremonia de inauguración del Hogar de Cristo "Virgen de la Merced".

La apertura del Hogar responde al pedido del papa Francisco: "Sería hermoso que cada diócesis pensara: ¿Qué podemos dejar como recuerdo vivo, como obra de misericordia viva, como llaga de Jesús vivo en este Año de la Misericordia?" y surge por iniciativa de la Iglesia tucumana, de Cáritas Arquidiocesana y a la Fundación Virgen de la Merced. Se trata de un Hogar para personas que viven en situación de calle, un espacio amigable donde encontrarán comida, ducha y una cama digna para descansar.

Durante la ceremonia, los presentes rezarán, darán gracias al Padre por su misericordia, y por el servicio de amor a los más necesitados que el Hogar permitirá brindar. +