Martes 29 de noviembre de 2022

Francisco pide a los jóvenes no desperdiciar sus vidas tras comodidades y modas

  • 20 de noviembre, 2022
  • Asti (Italia) (AICA)
El Santo Padre rezó el Ángelus en la Catedral de Asti y volvió a tener unas palabras especiales para la "martirizada Ucrania": "Estamos viviendo una carestía de paz".
Doná a AICA.org

Al final de la misa presidida en la catedral de Asti, en la solemnidad de Cristo Rey del Universo, el papa Francisco rezó el Ángelus y, en primer lugar, agradeció a la diócesis, a la provincia y a la ciudad de Asti: “¡Gracias por la acogida entusiasta que me ofrecieron! También estoy muy agradecido a las autoridades civiles y religiosas por los preparativos que hicieron posible esta deseada visita”.

El pontífice tuvo unas palabras muy especiales para todos los jóvenes que participaron en la misa: “¡Gracias por haber venido tan numerosos hoy!”.

Las palabras del Papa a los jóvenes
Desde el año pasado, la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) diocesana se celebra en la Solemnidad de Cristo Rey y el tema, al igual que en la próxima JMJ de Lisboa, en la que el Papa renovó la invitación, es “María se levantó y partió sin demora”: 

“La Virgen hizo esto cuando era joven, y nos dice que el secreto para mantenerse jóvenes está precisamente es esos dos verbos, levantarse y partir, no quedarse quietos pensando en uno mismo, desperdiciando la vida tras comodidades y últimas modas, sino mirar hacia lo alto, ponerse en camino, salir de los propios miedos para tender la mano a quien lo necesita"

“Hoy necesitamos a jóvenes que no sean esclavos del celular, sino que cambien el mundo como María, llevando a Jesús a los demás, cuidando a los demás, construyendo comunidades fraternas con los demás, realizando sueños de paz", dijo el Santo Padre.

Carestía de paz
El Papa no perdió la ocasión para volver a tener unas palabras para los muchos lugares del mundo “asolados por la guerra, especialmente por la martirizada Ucrania”.

“Nuestro tiempo -dijo Francisco- está viviendo una carestía de paz: pensemos en los muchos lugares del mundo asolados por la guerra, en particular en la martirizada Ucrania. Esforcémonos y sigamos rezando por la paz".

También pidió rezar por las víctimas de las familias del incendio que se dió en un campo de refugiados en Gaza, en Palestina donde murieron también muchos niños: "Que el Señor reciba en el cielo a los que perdieron la vida y consuele a la población que ha sufrido por tantos años de conflicto", pidió el Papa.

Por último, invocando a la Reina de la Paz, a la que está dedicada la catedral de Asti, el Santo Padre encomendó a las familias, los enfermos y cada uno de los presentes.+