Sábado 17 de abril de 2021

Francisco participó de la segunda predicación de Cuaresma del padre Cantalamessa

  • 21 de marzo, 2014
  • Ciudad del Vaticano
El padre Raniero Cantalamessa, predicador de la Casa Pontificia, se refirió como tema central a "las grandes verdades de nuestra fe contempladas con los Padres de la Iglesia Latina" y propuso una reflexión sobre San Agustín y la naturaleza de la Iglesia. "Si quieren vivir del Espíritu Santo, conserven la caridad, amen la verdad, y alcanzarán la eternidad", recordó en la capilla Redemptoris Mater del Palacio Apostólico del Vaticano, a la que asistió el papa Francisco.
Doná a AICA.org
El papa Francisco asistió hoy en la capilla Redemptoris Mater del Palacio Apostólico del Vaticano, a la segunda predicación de Cuaresma del padre Raniero Cantalamessa, predicador de la Casa Pontificia.

El tema general de su predicación es: "Sobre las espaldas de los gigantes. Las grandes verdades de nuestra fe contempladas con los Padres de la Iglesia Latina". En esta ocasión, el padre Cantalamessa propuso una reflexión sobre Agustín y la naturaleza de la Iglesia.

En sus discursos al pueblo, recordó el predicador, Agustín nunca expone sus ideas sobre la Iglesia, sin sacar enseguida consecuencias prácticas para la vida cotidiana de los fieles. Y es lo que queremos hacer también nosotros, antes de concluir nuestra meditación, casi colocándonos entre las filas de sus oyentes de entonces.

¿Formas parte del único cuerpo de Cristo? ¿Amas la unidad de la Iglesia?, preguntaba Agustín a sus fieles, dijo el padre Cantalamessa. Entonces, si un pagano te pregunta por qué no hablas todas las lenguas, ya que está escrito que aquellos que recibieron el Espíritu Santo hablaban todas las lenguas, respóndele también sin dudar: ¡Cierto que hablo todas las lenguas! Pertenezco, efectivamente, a ese cuerpo, la Iglesia, que habla todas las lenguas y en todas las lenguas anuncia las grandes obras de Dios.

Y añadió: "Cuando seamos capaces de aplicar esta verdad no sólo a las relaciones internas, a la comunidad en que vivimos y a nuestra Iglesia, sino también a las relaciones entre una Iglesia cristiana y otra, ese día la unidad de los cristianos será prácticamente un hecho consumado".

Recojamos la exhortación con que Agustín cierra muchos de sus discursos sobre la Iglesia, concluyó diciendo el padre Cantalamessa. "Por tanto, si quieren vivir del Espíritu Santo, conserven la caridad, amen la verdad, y alcanzarán la eternidad".+