Sábado 16 de octubre de 2021

Francisco llamó a los jóvenes del Brasil a ser luz y fermento de justicia y fraternidad

  • 1 de agosto, 2017
  • Aparecida (Brasil) (AICA)
Al culminar el proyecto "Ruta 300", que se llevó a cabo los días 29 y 30 de julio en el santuario de Aparecida, Brasil, el papa Francisco envió un mensaje a los jóvenes participantes, que este año conmemoran el tercer centenario del hallazgo de la imagen de la Virgen en las aguas del río Paraíba del Sur. "La Virgen María es un precioso ejemplo para la juventud y nos auxilia en el camino de la senda de la vida", les recordó y los exhortó a ser "comunidades misioneras en salida".
Doná a AICA.org
En el marco del tercer centenario del hallazgo de la imagen de Nuestra Señora Aparecida, el papa Francisco envió una carta a los jóvenes brasileños que participaron del proyecto "Ruta 300", que se llevó a cabo los días 29 y 30 de julio en el santuario de Aparecida.

"La Virgen María es un precioso ejemplo para la juventud y nos auxilia en el camino de la vida", recordó el Papa a los jóvenes, y los invitó a contemplar a Nuestra Señora Aparecida.

Francisco recordó sus visitas al santuario, en 2007 y en 2013: "Allí pude descubrir, en la mirada tierna y maternal de la Virgen morena y en los ojos de la gente sencilla que la contemplaba, el secreto de la esperanza que mueve al pueblo brasileño a afrontar con fe y coraje los desafíos de cada día", afirmó, y destacó además "la fuerza revolucionaria de una Madre cariñosa que mueve el corazón de sus hijos a salir de sí mismos con gran impulso misionero".

El pontífice animó a los jóvenes a tener "la certeza de que María es una señal de esperanza y los animará con un gran impulso misionero", y les deseó "que el encuentro con nuestra Madre Aparecida transforme sus corazones", con el anhelo de que ella "transforme las redes de sus vidas, las redes de amigos, redes sociales, redes materiales y virtuales, realidades que tantas veces se encuentran divididas, en algo más significativo: que se vuelvan una comunidad".

Para finalizar, el Papa los exhortó a que "¡sean comunidades misioneras en salida: sean luz y fermento de una sociedad más justa y fraterna, sin miedo a arriesgarse y comprometerse en la construcción de una sociedad nueva, permeando con la fuerza del Evangelio los ambientes sociales, políticos, económicos y universitarios! No tengan miedo de luchar contra la corrupción y no se dejen seducir por ella".

"Confiando en el Señor, cuya presencia es fuente de vida en abundancia, y bajo el manto de María, podrán redescubrir la creatividad y la fuerza para ser protagonistas de una cultura de alianza y así generar nuevos paradigmas que regulen la vida de Brasil", concluyó, pidiendo la intercesión de la Virgen Aparecida para renovar en cada uno la esperanza y el espíritu misionero: Que "Nuestra Señora, que en su juventud supo abrazar con valentía el llamado de Dios en su vida y salir al encuentro de los más necesitados, pueda guiarlos en todos sus caminos".+