Jueves 2 de febrero de 2023

Francisco le pide a los jóvenes ser artesanos y embajadores de la paz

  • 10 de octubre, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Al recibir a un grupo belga que se prepara la JMJ 2023, consideró que hacerlo es clave "para que el mundo redescubra la belleza del amor, del vivir juntos, de la fraternidad, de la solidaridad".
Doná a AICA.org

El papa Francisco recibió este lunes a un grupo de jóvenes procedentes de Bélgica a quienes como embajadores de la juventud belga para la preparación de la Jornada Mundial de la Juventud de 2023 en Portugal, los invitó a “cultivar la cercanía a todos los jóvenes, especialmente a los que viven en situaciones precarias, a los jóvenes migrantes y refugiados, a los jóvenes de la calle, sin olvidar a los demás, especialmente a los que experimentan una vida de soledad y tristeza”.

Al recibir a los trescientos jóvenes belgas, el pontífice les ofreció algunos consejos, con su cercanía espiritual también a toda la juventud comprometida en las parroquias y comunidades cristianas de su país.

Tras manifestar su alegría por conocerlos, afirmó que “admira la audacia de su fe, su compromiso y su testimonio cristiano en una sociedad cada vez más secularizada”.

“Es bello ver a jóvenes de su edad dispuestos a dedicarse a proyectos de evangelización y a vivir el mensaje de Cristo en medio de las ocupaciones cotidianas. Ustedes no sólo son el futuro de la Iglesia, sino sobre todo su presente”.

En efecto, Francisco les dijo también que la Iglesia los necesita, necesita “de su generosidad, de su alegría, de su deseo de construir un mundo diferente, impregnado por los valores de la fraternidad, la paz y la reconciliación”.

El Santo Padre también consideró el hecho de experimentar la alegría y el entusiasmo, aunque a veces también miedo a las dificultades o las crisis.

“No tengan miedo de las crisis, porque las crisis nos hacen crecer. Te ponen frente a diversas situaciones tú debes ir adelante y resolver los problemas. No hay que confundir crisis con conflicto: el conflicto te cierra, la crisis te hace crecer”.

Asimismo les recomendó que “su relación con Cristo debe ser sólida. Él es el amigo fiel que nunca decepciona”. Y les explicó que “el encuentro con Jesús les permite tener una mirada nueva sobre las situaciones, encontrar respuestas a sus preguntas, descubrirse capaces de asumir responsabilidades, de avanzar en la vida y de consolidar su fe a través de un diálogo sobre sus convicciones”.

“Además, no tengan miedo de aceptar su fragilidad, la debilidad, y esto hay que hacerlo con humildad: estos son los límites, pero vamos adelante. ‘Padre, yo soy neurótico, o soy neurótica…’. Alégrate de ser neurótica y ve adelante sin miedo’. No tienen necesidad de ser superhéroes, sino más bien personas sinceras, verdaderas y libres”.

Como embajadores de la juventud belga para la preparación de la Jornada Mundial de la Juventud de 2023 en Portugal, el papa Francisco los invitó a “cultivar la cercanía a todos los jóvenes, especialmente a los que viven en situaciones precarias, a los jóvenes migrantes y refugiados, a los jóvenes de la calle, sin olvidar a los demás, especialmente a los que experimentan una vida de soledad y tristeza”.

El Santo Padre los invitó a preguntarse: “¿Qué aporto yo personalmente para acercarnos a esta meta? ¿Cuál es mi contribución para una comunidad cristiana alegre?”, al recordarles que “la alegría debe estar siempre presente porque los cristianos con cara de funeral no funcionan, no son cristianos. Si eres cristiano, tendrás alegría”. Y añadió que es muy importante dejarse iluminar por los consejos y el testimonio de sus mayores.

La paz es una de sus luchas
“Creciendo en el diálogo podemos formarnos una personalidad sólida para las luchas cotidianas y, además, ellos nos transmiten su fe y sus convicciones religiosas. Una de estas luchas es la de la paz. Como bien saben, estamos atravesando momentos difíciles para la humanidad que está en gran peligro. Por lo tanto les digo: sean artesanos de la paz a su alrededor y dentro de ustedes; embajadores de la paz, para que el mundo redescubra la belleza del amor, del vivir juntos, de la fraternidad, de la solidaridad”.

Y glosando la exhortación apostólica Christus vivit  el pontífice también les recordó que su vida "es un compromiso concreto a partir de la fe para la construcción de una nueva sociedad, es vivir en medio del mundo y de la sociedad para evangelizar sus diferentes instancias, para hacer crecer la paz, la convivencia, la justicia, los derechos humanos, la misericordia, y así extender el Reino de Dios en el mundo”.

Frente estos retos el Papa les dijo que pueden sentirse “desanimados, no a la altura, desarmados e impotentes”. De ahí que haya reafirmado que “no tengan miedo”. Sino que sean creativos y que “eleven la mirada para afrontar los retos de la vida. No esperen hasta mañana para colaborar en la transformación del mundo con su energía, su audacia y su creatividad”.

Hacia el final de su alocución, el Papa volvió a decirles que nunca se cansen “de ser portadores del Evangelio allá donde vayan”. Y agregó que él sabe que son “generosos, llenos de entusiasmo, dispuestos a conquistar el mundo”. Por esta razón les aconsejó: "No se distraigan con las cosas triviales de la vida, que son muchas. Concéntrense en lo esencial, que brota de la amistad con Jesucristo".

Antes de despedirse los animó y felicitó por el trabajo que realizan en sus comunidades. Además, los encomendó al cuidado maternal de la Virgen María –cuyo Rosario “es una escuela de oración y de vida”– y a la intercesión de los jóvenes santos. Les dijo también que los acompaña con su bendición para ellos y sus familias, incluida toda la juventud belga, y les pidió que no se olviden de rezar por él.+

NOTICIAS RELACIONADAS