Viernes 12 de agosto de 2022

Francisco invitó a los artistas a proponer con sus talentos una cultura del encuentro

  • 26 de febrero, 2018
  • Ciudad del Vaticano
"Los invito a desarrollar sus talentos para contribuir a una conversión ecológica que reconozca la eminente dignidad de cada persona, su valor peculiar, su creatividad y su capacidad de promover el bien común", dijo esta mañana el papa Francisco al recibir en el Palacio Apostólico del Vaticano a los miembros del movimiento de la Diaconía de la Belleza presentes en Roma, del 18 al 25 de febrero, participando de un Simposio con motivo de la fiesta del Beato Fra Angelico.
Doná a AICA.org
El movimiento de la Diaconía de la Belleza se inició en Roma en octubre del año 2012 en el contexto del Sínodo para la Nueva Evangelización, con el objetivo de promover entre los artistas un arte al servicio de la persona.

"Por medio de ustedes, deseo expresar mi cordial saludo a todos los artistas que tratan de hacer resplandecer la belleza con su talento y con su pasión, así como a las personas en condiciones de fragilidad que se recuperan gracias a la experiencia de la belleza en el arte", comenzó el Santo Padre en su discurso.

Recordó unas palabras de San Juan Pablo II de su Letra a los artistas: ?El artista vive una peculiar relación con la belleza. En un sentido muy cierto, se puede decir que la belleza es la vocación otorgada por el Creador con el don del talento artístico. Y también es cierto que se trata de un talento que debe dar fruto, en la lógica de la parábola evangélica de los talentos?.

Francisco explicó que "esta convicción ilumina la visión y la dinámica específica de la Diaconía de la Belleza, que ha establecido sus raíces en la misma Roma al mismo tiempo que el Sínodo sobre la nueva evangelización, en octubre de 2012".

"Junto con ustedes ?continuó?, doy gracias al Señor por el camino recorrido y por la variedad de sus talentos, que Él los llama a desarrollar en el servicio al prójimo y de toda la humanidad".

El pontífice señaló que "los dones que han recibido son, para cada uno de ustedes, una responsabilidad y una misión. De hecho, les pido que trabajen sin dejarse dominar por la búsqueda de una gloria banal, o de una fácil popularidad, y todavía menos por el cálculo, con frecuencia mezquino, del beneficio personal".

"En un mundo en el cual la técnica es con frecuencia entendida como el recurso principal para interpretar la existencia, están llamados, mediante sus talentos y partiendo de las fuentes de la espiritualidad cristiana, a proponer un modo alternativo de entender la calidad de vida, y de promover un estilo de vida profético y contemplativo".

Por lo tanto, "los invito a desarrollar sus talentos para contribuir a una conversión ecológica que reconozca la eminente dignidad de cada persona, su valor peculiar, su creatividad y su capacidad de promover el bien común".

En este sentido, deseó "que su búsqueda de la belleza en aquello que han creado esté animada por el deseo de servir a la belleza de la calidad de vida de las personas, de su armonía con el ambiente, del encuentro y de la ayuda recíproca".

"Los animo también a promover una cultura del encuentro, a construir puentes entre las personas, entre los pueblos, en un mundo en el cual todavía se levantan tantos muros por miedo a los demás", concluyó. +