Sábado 15 de mayo de 2021

Francisco: El desafío para Irak y para el mundo es la fraternidad

  • 10 de marzo, 2021
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El Santo Padre hace balance de su reciente visita apostólica a Irak, durante la audiencia general de hoy, celebrada en la Biblioteca del Palacio Apostólico.
Doná a AICA.org

La mirada del papa Francisco se dirige nuevamente a Irak, durante la audiencia general de este miércoles 10 de marzo, celebrada en la Biblioteca del Palacio Apostólico, al recordar los rostros y esperanzas de las personas que conoció en Najaf, la llanura de Ur, Erbil, Mosul, Qaraqosh y Bagdad en su reciente visita apostólica del 5 al 8 de marzo.

“En los últimos días - dijo el pontífice-, el Señor me permitió visitar Irak, llevando a cabo un proyecto de San Juan Pablo II. Nunca había estado un Papa en la tierra de Abraham; la Providencia quería que esto sucediera ahora, como una señal de esperanza después de años de guerra y terrorismo y durante una pandemia severa”.

Después de esta visita mi alma se llena de gratitud. Agradecimiento a Dios y a todos los que lo hicieron posible: al presidente de la República y al Gobierno de Irak; a los patriarcas y obispos del país, junto con todos los ministros y fieles de las respectivas Iglesias; a las autoridades religiosas, empezando por el Gran Ayatollah Al-Sistani, con quien tuve un encuentro inolvidable en su residencia de Najaf.

Testigos de horrores y esperanza
La Iglesia iraquí, añade el pontífice, es una Iglesia mártir en una región del mundo donde se ven “heridas aún abiertas” y se escuchan testigos de páginas dramáticas. 

Sentí con fuerza el sentido penitencial de esta peregrinación: no podía acercarme a ese pueblo torturado, a esa Iglesia martirizada, sin asumir, en nombre de la Iglesia católica, la cruz que llevan años cargando; una gran cruz, como la que se coloca a la entrada de Qaraqosh. Lo sentí de manera particular al ver las heridas aún abiertas de la destrucción, y más aún al conocer y escuchar a los testigos que sobrevivieron a la violencia, persecución, exilio ...

Pero incluso los tormentos graves y los sufrimientos profundos, recuerda el Papa, no pueden prevalecer sobre las palabras de vida, sobre los testimonios de auténtica esperanza:

Y al mismo tiempo vi a mi alrededor la alegría de recibir al mensajero de Cristo; vi la esperanza de abrirse a un horizonte de paz y fraternidad, resumido en las palabras de Jesús que fueron el lema de la visita: “Todos somos hermanos”. Encontré esta esperanza en el discurso del presidente de la República, la encontré en muchos saludos y testimonios, en los cantos y gestos del pueblo. Lo leo en los rostros brillantes de los jóvenes y en los ojos animados de los ancianos.

“La gente llevaba cinco horas esperando al Papa, de pie”. “Había esperanza en sus ojos”. Francisco recuerda este y otros momentos del viaje y subraya que la historia de Irak, como la de muchos otros países sacudidos por conflictos, muestra que la respuesta a la tragedia de la guerra es el camino de la fraternidad.

El pueblo iraquí tiene derecho a vivir en paz y a recuperar la dignidad que le pertenece. Sus raíces religiosas y culturales se remontan a miles de años. Mesopotamia es la cuna de la civilización. Bagdad fue una ciudad de importancia primordial a lo largo de la historia, albergando la biblioteca más rica del mundo durante siglos. ¿Y qué la destruyó? La guerra. 

La guerra es siempre el monstruo que, con las edades cambiantes, se transforma y sigue devorando a la humanidad. Pero la respuesta a la guerra no es otra guerra, la respuesta a las armas no son otras armas. Y me pregunto: ¿quién vendía armas a terroristas? ¿Quién vende hoy armas a terroristas que están llevando a cabo masacres en otras partes, pensemos en África, por ejemplo? Es una pregunta que me gustaría que alguien respondiera. La respuesta no es la guerra,  la respuesta es la fraternidad. Este es el desafío para Irak, pero no solo para Irak, es el desafío para muchas regiones en conflicto y, en última instancia, es el desafío para todo el mundo: la fraternidad.

¿Seremos capaces de promover la fraternidad o seguiremos con la lógica iniciada por Caín: la guerra? Después de hacer esta pregunta, el Papa continúa hojeando, como en una secuencia, imágenes del viaje a Irak. Y regresa a la llanura de Ur, la tierra de Abraham, donde las oraciones de cristianos y musulmanes resonaban con representantes de otras religiones.

Abraham es padre en la fe porque escuchó la voz de Dios que le prometió descendencia, lo dejó todo y se fue. Dios es fiel a sus promesas y todavía hoy guía nuestros pasos de paz, guía los pasos de quienes caminan en la Tierra con los ojos puestos en el Cielo. Y en Ur, estando juntos bajo ese cielo luminoso, el mismo cielo en el que nuestro padre Abraham nos vio a nosotros, sus descendientes, pareció resonar de nuevo en nuestros corazones esa frase: Todos ustedes son hermanos.

Tras las huellas de los mártires
Otro recuerdo del viaje de Francisco está vinculado al encuentro eclesial en la catedral sirio-católica de Bagdad “donde en 2010 cuarenta y ocho personas, entre ellas dos sacerdotes, fueron asesinadas durante la celebración de la misa”:

La Iglesia en Irak es una Iglesia mártir y en ese templo, que lleva la memoria de aquellos mártires inscrita en piedra, resonó la alegría del encuentro: mi asombro de estar entre ellos se fusionó con su alegría de tener al Papa con él.

Francisco no deja de recordar las tierras devastadas por el odio fundamentalista que obligó a muchas personas a abandonar sus hogares, pueblos y proyectos. Pero no la esperanza de volver:

Enviamos un mensaje de fraternidad desde Mosul y Qaraqosh, en el río Tigris, cerca de las ruinas de la antigua Nínive. La ocupación de ISIS provocó la huida de miles y miles de habitantes, entre ellos muchos cristianos de diferentes denominaciones y otras minorías perseguidas, especialmente los yazidis. 

La antigua identidad de estas ciudades se ha arruinado. Ahora están esforzándose por reconstruir. Los musulmanes invitan a los cristianos a regresar y juntos restauran iglesias y mezquitas. Y continuemos orando por estos hermanos y hermanas nuestros probados, para que tengan la fuerza para empezar de nuevo. Y pensando en los muchos emigrantes iraquíes, me gustaría decirles: ustedes lo han dejado todo, como Abraham; como él, mantengan la fe y la esperanza, y sean tejedores de amistad y hermandad donde están y regresen si pueden.

Ore por Irak y el Medio Oriente
Un mensaje de fraternidad, subrayó el Papa, continuando con su viaje apostólico a Irak, “provino de las dos celebraciones eucarísticas”:

La de Bagdad, en el rito caldeo, y la de Erbil, ciudad donde fui recibido por el Presidente de la región y su Primer Ministro, por las autoridades y por el pueblo. La esperanza de Abraham y su descendencia se realizó en el misterio que celebramos, en Jesús, el Hijo a quien Dios Padre no perdonó, sino que dio por la salvación de todos: él, con su muerte y resurrección, nos abrió el paso a la tierra prometida, a una nueva vida donde las lágrimas se secan, las heridas se curan, los hermanos se reconcilian.

Finalmente, el pontífice invitó a rezar por Irak, donde un símbolo de resiliencia y de futuro sigue dando frutos, a pesar de todo: Queridos hermanos y hermanas, alabemos a Dios por esta visita histórica y continuemos orando por esa tierra y por el Medio Oriente. 

En Irak, a pesar del rugido de la destrucción y las armas, las palmeras, símbolo del país y de su esperanza, han seguido creciendo y dando frutos. Así es para la fraternidad: no hace ruido, pero es fecundo y nos hace crecer. ¡Dios, que es la paz, concede un futuro de hermandad a Irak, Medio Oriente y el mundo entero! +