Viernes 12 de agosto de 2022

Francisco: El ayuno verdadero es ayudar al prójimo

  • 3 de marzo, 2017
  • Ciudad del Vaticano
El papa Francisco aseguró este viernes que el Señor pide un ayuno verdadero, atento al prójimo, y advirtió que, en cambio, -el otro es el ayuno ?hipócrita? ?una palabra usada mucho por Jesús? un ayuno para ser visto o sentirse bien, pero mientras tanto cometen injusticia, no están bien, explotan al pueblo". El ayuno verdadero consiste "en compartir el pan con el hambriento, en hacer entrar a tu casa a los pobres, a los sin techo, en vestir al desnudo sin descuidar a tu familia-, sostuvo-
Doná a AICA.org
El papa Francisco destacó este viernes que el ayuno es "el arrepentimiento que se nos pide en este tiempo de Cuaresma" y "del corazón que se siente pecador y sabe que es un pecador", y advirtió que, en cambio, "el otro es el ayuno ?hipócrita? ?una palabra usada mucho por Jesús? un ayuno para ser visto o sentirse bien, pero mientras tanto cometen injusticia, no están bien, explotan al pueblo".

"-?Pero yo soy bueno, voy a hacer una buena ofrenda para la Iglesia?. -?Más bien dime, ¿pagas lo justo a tus empleados del hogar? ¿a tus empleados les pagas en negro? ¿O como manda la ley, de manera que puedan alimentar a sus hijos?´", interpeló en la misa matinal en la capilla de la Casa Santa Marta.

El Papa Francisco narró una historia que ocurrió poco después de la Segunda Guerra Mundial al padre Pedro Arrupe SJ, cuando era misionero en Japón. Un rico hombre de negocios le dio una donación para su actividad evangelizadora, pero llevó consigo a un fotógrafo y un periodista. El sobre contenía sólo 10 dólares.

"Esto es lo mismo que nosotros hacemos cuando no le pagamos lo justo a nuestra gente. Nosotros tomamos de nuestras penitencias, de nuestros gestos de plegaria, de ayuno, de limosna, tomamos un soborno: el de la vanidad, el de hacernos ver. Y esto no es autenticidad sino hipocresía", aseveró.

"Por esto Jesús dice: ?Cuando rezas, que sea en secreto, cuando das limosna, no toquen trompeta, cuando ayunes, no estés triste?, es lo mismo que si dijese: ?Por favor, cuando hagan un buen trabajo no tomen como soborno esta buena obra, es sólo para el Padre´", agregó.

El ayuno ¿no consiste acaso en compartir el pan con el hambriento, en hacer entrar a tu casa a los pobres, a los sin techo, en vestir al desnudo sin descuidar a tu familia?, se preguntó.

Por último, Francisco pidió pensar estas palabras, a pensar "cómo ayunamos, oramos, damos limosna. Y también nos ayudará a pensar lo que un hombre siente después de una cena que le costó 200 euros, por ejemplo, y yendo a casa ve a un hambriento, lo mira y sigue caminando. Nos hará bien en pensar en esto".+