Sábado 13 de abril de 2024

Fampaz a Larreta: "La Ciudad no necesita sumar más muertes"

  • 29 de julio, 2020
  • Buenos Aires (AICA)
La asociación civil lo advirtió al pedirle al jefe de gobierno que anule el protocolo de "Interrupción Legal del Embarazo", del Ministerio de Salud de la Nación, al que adhirió la Legislatura porteña.
Doná a AICA.org

Familias del mundo Unidas para la Paz (Fampaz) expresó su total desacuerdo y disconformidad con la adhesión de la Legislatura porteña al protocolo de “Interrupción Legal del Embarazo (ILE) del Ministerio de Salud de la Nación.

Por este motivo, la asociación civil fundada en 1995 para promover la familia y defender la vida humana, pidió al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que “anule” el protocolo aprobado por ley, al advertir: “La Ciudad no necesita sumar más muertes”.

“De esta forma salvará muchas más vidas que las que está salvando al exigirnos el uso del barbijo a los ciudadanos para protegerse del COVID-19”, le recordó al mandatario comunal en un comunicado.

Fampaz subrayó que “desde el principio el protocolo, mírese desde donde se mire, es ilegalmente anticonstitucional, defectuoso, y muestra en sus lineamientos total ausencia a la verdad: porque no respeta la Constitución Argentina ni el orden Jurídico institucional, se saltea todos los tratados internacionales a que adhirió nuestra Nación soberanamente, donde se ratifica el respeto a la vida desde la concepción”. 

Asimismo, objetó que llame “interrupción legal del embarazo” a la acción quirúrgica ilegal para “matar un bebé en gestación, ejecutando la muerte de una persona con derechos, provocando muchas veces también la muerte de la madre, luego de asegurarle que el aborto es seguro porque se hace en un hospital o sanatorio”.

“Trata como enfermedad a una práctica que no lo es ya que, por el contrario, ‘es el comienzo de una vida humana’ única e irrepetible por su ADN desde la concepción”, sostuvo, y agregó: “Vemos también con mucha preocupación que se discrimina ‘a la mujer-niña violada’ transformándola en adulta para hacerse un aborto en soledad, por elección personal, con sólo 13 años”.

“De esta forma la desprotege jurídicamente ante su agresor, el violador, que no recibirá pena por el atropello sexual cometido. También suprime el amparo de la patria potestad de los padres sobre la menor, ya que autoriza hacerse el aborto sin su presencia ni consentimiento”, cuestionó. 

“De esta forma, la niña violada, ‘menor de edad para el resto de sus actividades’, deja de serlo sólo para dar muerte a su bebé, fruto de una violación. Esta práctica quirúrgica la marcará para toda su vida -si no la mata junto al hijo- obligándola con sólo 13 años a decidir la muerte de otro niño, más pequeño aun que ella”, añadió.

Fampaz expresó su desconcierto ante esta “escalada abortista en un país donde tradicionalmente respetábamos principios inherentes a la mayoría de las religiones, que por eso fue elegido como destino de numerosas familias de inmigrantes; donde los niños siempre fueron privilegiados y en un momento crucial de la historia humana donde nos sentimos llamados a salir a luchar codo a codo para salvar vidas, atacadas por el COVID-19”.

La asociación civil consideró al protocolo como “un duro golpe fuera de lugar y del tiempo, golpe a las costumbres imperantes en la memoria de nuestro pueblo. La Legislatura, de esta forma arbitrariamente inconsulta, pasa a convertirse en el Herodes de nuestro tiempo, con el agravante de no permitir la libertad religiosa, al exigir que esta práctica contraria a la salud se realice también en centros cuyo ideario es salvar vidas, como lo hizo la Iglesia a lo largo de la historia”.

Fampaz animó a los ciudadanos y a las instituciones que “aman y respetan la vida humana” a continuar expresándose “ante este ataque a la seguridad institucional, ante posturas que no tienen ninguna urgencia de ser tratadas, y a unirnos a trabajar por el cuidado de la casa común”. 

Invitó también a los hombres y mujeres de buena voluntad, al cumplirse 14 años de la Marcha de los Escarpines, espacio que se convirtió en “voz de los que no tienen voz”, a unir las manos en oración común dirigida al Señor de la Historia, para que “aclare e ilumine la conciencia de quienes rigen el destino de la Argentina, a que lo hagan en la búsqueda del bien común de todos los ciudadanos, no sólo de un sector”.

Además de Fampaz (1995 -2020), firman el pronunciamiento Rosario por la Vida (2004- 2020) y Marcha de los Escarpines (2006-2020).+