Lunes 6 de diciembre de 2021

Falleció el padre Saladino, sacerdote de Buenos Aires

  • 29 de septiembre, 2021
  • Buenos Aires (AICA)
A sus 89 años, falleció monseñor Cayetano Saladino, quien fue párroco durante 33 años de Nuestra Señora de Montserrat.
Doná a AICA.org

Monseñor Cayetano Saladino partió a la casa del padre el martes 28 de septiembre de 2021 a sus 89 años. Será velado en la parroquia San Miguel el jueves 30 desde las 8 y la misa de exequias será a las 10.

Saladino nació en Buenos Aires el 25 de marzo de 1932, y fue ordenado sacerdote el 1 de diciembre de 1957 por monseñor Fermín Emilio Lafitte, administrador apostólico "sede plena" de la arquidiócesis de Buenos Aires. 

Luego de obtener la licenciatura en Teología, viajó a Roma (1963-1965) donde, en la Pontificia Universidad Santo Tomás de Aquino, obtuvo el doctorado en Teología, en época del Concilio Vaticano II.

A lo largo de sus 64 años como sacerdote, ejerció su ministerio pastoral primero como vicario cooperador en las parroquias Resurrección del Señor, Luján Porteño y Nuestra Señora del Carmen, luego viajó a Roma.

A su regreso ejerció diversos oficios: fue director de estudios del seminario menor de Buenos Aires hasta que se cerró; profesor en la Facultad de Teología; secretario de la Vicaría Devoto; director de la pastoral de la arquidiócesis durante el gobierno del cardenal Juan Carlos Aramburu; miembro del Colegio de Consultores (1989-1999); miembro del Consejo Presbiteral, párroco consultor, decano, y juez del Tribunal Eclesiástico.

Tras desempeñarse como párroco de San Bartolomé Apóstol en el barrio de Boedo, el 10 de agosto de 1980 fue nombrado párroco de Nuestra Señora de Montserrat, oficio que ejerció a lo largo de 33 años. El 11 de marzo de 2012, con sus 80 años se retiró y fue servidor en la parroquia San Miguel Arcángel de Buenos Aires, donde vivió los últimos años de su vida.

Introdujo en la arquidiócesis de Buenos Aires el Sistema para la Nueva Evangelización (SINE) formando comunidades en "parroquias evangelizadoras".

El 12 de diciembre de 1989 el papa San Juan Pablo II lo distinguió incorporándolo a la familia pontificia con el título de Capellán de Su Santidad y el tratamiento de monseñor. +