Martes 31 de enero de 2023

Falleció el padre Juan Orquera, iniciador de la Cabalgata de la Virgen del Valle

  • 5 de noviembre, 2022
  • San Fernando del Valle de Catamarca (AICA)
El obispado de Catamarca informó el fallecimiento del sacerdote, ocurrido el viernes 4 de noviembre a sus 74 años. Las exequias se celebraron en la iglesia Inmaculado Corazón de María de la capital.
Doná a AICA.org

El presbítero Juan Nicolás Orquera, de 74 años de edad, falleció este viernes 4 de noviembre, un mes antes de cumplir sus 30 años de sacerdocio. Sus restos mortales fueron velados en la iglesia Inmaculado Corazón de María, en la capital catamarqueña, donde también se celebró la misa de cuerpo presente. Sus restos descansan en el cementerio municipal Fray Mamerto Esquiú.

“Damos gracias a Dios por el don del ministerio sacerdotal del padre Juan”, dijo el vicario general de la diócesis, Julio Murúa, quien presidió la ceremonia litúrgica donde fueron despedidos los restos mortales del presbítero. Numerosos sacerdotes concelebraron la misa, en una muestra de fraternidad del clero local. 

Hacia el final de su prédica, el presbítero agradeció al padre Juan haber sido “mediador entre el Amor de Dios y la gente” y consideró que “seguramente Dios lo ha de estar recibiendo con los brazos abiertos”.

Al término de la Eucaristía, el vicario general rezó un responso y los sacerdotes rociaron con agua bendita el féretro, cubierto por un poncho que evocaba el amor del padre Juan por la vida de campo, expresado en las 30 ediciones de las Cabalgatas de los Jinetes en cada Fiesta de la Virgen del Valle de abril, que él creó y movilizó con mucho entusiasmo.

El obispo diocesano, mons. Luis Urbanc, quien se encuentra de misión pastoral en la parroquia Virgen de Fátima de Fiambalá, ofreció la Eucaristía por el eterno descanso de su alma en la localidad de Tatón, y en Medanitos, zonas que pastoreó el padre Orquera.

Nació el 11 de septiembre de 1948 en La Puntilla, departamento Tinogasta. En su despertar vocacional se fue a Azul, provincia de Buenos Aires, para formarse con los franciscanos. Interrumpió esa etapa para estudiar abogacía en Buenos Aires, hasta que la llamada al sacerdocio fue más fuerte e ingresó al Seminario Mayor Nuestra Señora de La Merced y San José de Tucumán.

Brindó su servicio pastoral en las parroquias Nuestra Señora de Luján, Chumbicha (Capayán), Santa Rosa, Bañado de Ovanta (Santa Rosa), Inmaculada Concepción (El Alto), Nuestra Señora de Fátima, Fiambalá (Tinogasta) y en San Antonio de Padua (Capital), antes de servir como Capellán de la Catedral. También fue capellán de la Policía.+