Jueves 30 de mayo de 2024

Falleció monseñor Lira, primer obispo de San Francisco

  • 12 de diciembre, 2012
  • Salta (AICA)
Monseñor Pedro Reginaldo Lira, obispo emérito de San Francisco, provincia de Córdoba, falleció en la noche de ayer, pasadas las 22.30, a causa de una isquemia cerebral. La comunidad salteña fue notificada esta mañana del deceso del prelado de 97 años a través de la oficina de prensa del arzobispado. Primer obispo de la diócesis de San Francisco, creada por el papa Juan XXIII, tuvo una profusa tarea pastoral y cultural en la arquidiócesis de Salta, para la cual destinó la mayor parte de su vida. Monseñor Mario Cargnello, arzobispo de Salta, despedirá sus restos en una misa exequial prevista para el viernes a las 9 en el seminario metropolitano.
Doná a AICA.org
Monseñor Pedro Reginaldo Lira, obispo emérito de San Francisco, provincia de Córdoba, falleció en la noche de ayer, pasadas las 22.30, a causa de una isquemia cerebral. La comunidad salteña fue notificada esta mañana del deceso del prelado de 97 años a través de la oficina de prensa del arzobispado.

La misa exequial para despedir sus restos mortales será presidida por monseñor Mario Antonio Cargnello el viernes 14 de diciembre a las 9 en el seminario metropolitano. El arzobispo pidió especialmente ese día y horario debido a que se encuentra alejado de la sede episcopal en estos momentos. En tanto, el presbítero Pablo María Pagano Fernández, informó que se trabaja para disponer su velatorio en horas de esta tarde.

"Se fue en una gran paz, como fue todo su caminar. Evidentemente, unos minutos antes se lo veía en calma, y presintiendo el encuentro con la ?mamá?, como decía de la Virgen", relató María Florencia Arias, sobrina del obispo, que residía en el Barrio Tres Cerritos, de la capital provincial.

Luego de las exequias, los restos de monseñor Lira serán trasladados a la capilla "Orco Huasi" (Casa en el cerro) de la localidad de La Calderilla, en el departamento de La Caldera. Este templo, bautizado como la "catedral de los cerros", se construyó a instancias de monseñor Lira en un terreno que fue de su propiedad y que donó a la comunidad eclesial. Su voluntad fue que allí reposaran sus restos.

Repercusiones
El presbítero Pablo María Pagano Fernández, en estas horas encargado de disponer la despedida del obispo, sostuvo que monseñor Lira "fue un obispo muy querido por Salta en todo los niveles". "Ha sido como un guía espiritual para mí", confesó el sacerdote.

Reseña
Pedro Reginaldo Lira nació en Salta el 7 setiembre de 1915. Hijo de Arturo Lira y Julia Aguirre, cursó sus estudios primarios en la escuela Justo José de Urquiza y los eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Salta y en el Seminario Regional del Noroeste Argentino, ubicado en la provincia de Catamarca. Culminó su formación, finalmente, en el Seminario de Buenos Aires. Recibió la ordenación sacerdotal de manos del arzobispo de Salta, monseñor Roberto Tavella SDB en el 21 de septiembre de 1938.

En sus largos años de sacerdocio desempeñó diversos cargos en la arquidiócesis de Salta, como vicario cooperador en parroquias, rector de la capilla San José, capellán del Hogar de Rehabilitación Juvenil Michel Torino de Cerrillos y del Hogar de Niños de La Caldera; también fue canónigo de la iglesia catedral, fiscal eclesiástico, vicario general de la arquidiócesis e inspector de Enseñanza Religiosa. En 1958, fue designado obispo auxiliar de Salta.

Reconocido por su "singular don de la palabra, profundidad de pensamiento y capacidad comunicativa", según consigna el arzobispado salteño, tuvo una larga y comprometida participación en la vida universitaria, presente desde los comienzos en la universidad Católica de Salta.

En 1961, por bula del papa Juan XXIII, se creó la diócesis de San Francisco y se lo designó primer obispo, correspondiéndole llevar adelante las primeras gestiones episcopales. Por razones de salud, realizó una misión pastoral breve en la región y debió renunciar a su tarea, aunque siguió siendo obispo emérito de San Francisco.

En diferentes destinos, monseñor Lira desempeñó diversas asesorías y tareas consultivas, tales como ser asesor de aspirantes y jóvenes de la Acción Católica, de la Junta Arquidiocesana de Acción Católica, del Consejo de Apostolado Laical y del Movimiento Familiar Cristiano.

Además, fue propulsor de las campamentos juveniles de la Acción Católica, de los Grupos Rurales Dominicales, de la Renovación Carismática Católica y del Movimiento Ecuménico de la arquidiócesis. Su tarea evangelizadora trascendió las fronteras de Salta y del país, llegando a Chile, Bolivia y México.

También realizó una intensa tarea docente-cultural: se destacó como profesor de Filosofía y Teología en los niveles medio, terciario y universitario. Dictó clases en el seminario arquidiocesano de Salta, el Seminario Teológico Franciscano, el Instituto de Humanidades, el Instituto de Lenguas Vivas y la Escuela de Periodismo; fue rector del colegio secundario de Coronel Moldes; vicecanciller de la Universidad Católica de Salta (que en 1995 lo nombró profesor emérito) y vocal del Consejo General de Educación. Admirador, estudioso y ferviente propulsor del Instituto Sanmartiniano de Salta, fue designado su presidente honorario vitalicio.

En 2004 la municipalidad de la ciudad de Salta y el gobierno de la provincia lo declararon "ciudadano ilustre", reconociendo así, pública y solemnemente, la trayectoria de quien enalteció a la salteñidad toda con una vida ejemplar para la fe y la cultura".+