Lunes 22 de abril de 2024

Falleció un sacerdote muy querido por la comunidad de San Martín

  • 27 de marzo, 2024
  • San Martín (Buenos Aires) (AICA)
Enrique Carlos Orbaiz tenía 83 años de edad y 57 como presbítero. El Papa Francisco lo distinguió, eligiéndolo capellán suyo el 21 de julio de 2016.
Doná a AICA.org

Después de haber vivido largos años de sufrimientos llevando una pesada cruz, el presbítero Lic. Enrique Carlos Orbaíz celebró su Pascua el 24 de marzo.

El sacerdote, oriundo de Neuquén, llevó “una vida sencilla, alegre, comunicativa, precisa, de donde brotó siempre la fuerza de una fe firme, segura”, expresaron desde la diócesis de San Martín, donde ejerció su ministerio.

Una vida “donada, no solo de palabras, sino de hechos concretos, en los tiempos en que su salud acompañaba y no se detenía, y cuando la cruz de la salud lo visitó y se quedó con él. Por lo cual, su amor por la Iglesia brotaba en cualquier diálogo, amor, cariño, esperanza por la diócesis de San Martín, por cada hermano sacerdote, por los obispos, por el pueblo de Dios”.

Era normal en él llamar por teléfono cuando sabía de algún aniversario de ordenación, de votos, de dificultades de salud, etc. “Siempre llamaba él, regalando augurios y oración”, recuerdan.

El padre Orbaíz nació el 7 de diciembre de 1940 en Plaza Huincul, provincia de Neuquén. Comenzó la formación para el sacerdocio en el Seminario de La Plata, donde concluyó sus estudios de Filosofía, y continuó luego en el Seminario Mayor Metropolitano de Buenos Aires y en la Facultad de Teología de la UCA.

Monseñor Manuel Menéndez lo ordenó presbítero el 17 de septiembre de 1966, en la parroquia Sagrado Corazón de Jesús, de Villa Ballester.

Ejerció su ministerio sacerdotal como vicario parroquial de Nuestra Señora de la Merced (Villa Ballester); Santa Juana de Arco (Ciudadela); y en la parroquia- catedral Jesús Buen Pastor (San Martín).

En 1978 se ausentó temporalmente de la diócesis, a efectos de obtener la Licenciatura en Teología Espiritual en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, siendo a la vez alumno del colegio Pío Latinoamericano.

Al crearse la Vicaría María Madre de la Iglesia, monseñor Menéndez lo nombró vicario y, al ser erigida como parroquia, fue su primer párroco.

EL 17 de noviembre de 1996, con idéntico cargo, asumió en la parroquia Sagrado Corazón de Jesús (Villa Ballester; y ,el 27 de febrero de 2005, fue nombrado párroco de Nuestra Señora de Lourdes, de Ciudadela. Al cumplirse el sexenio, en el año 2011, presentó la renuncia por razones de salud.

Entre otros cargos, integró la Comisión Diocesana de Liturgia y de la Pastoral Vocacional, fue decano de Villa Ballester por dos períodos y formó parte del Consejo Presbiteral el último de ellos, designado en ese entonces por el hoy cardenal Luis Héctor Villalba. Además, formó parte del Consejo Pastoral Diocesano e integró el Consejo de Órdenes y Ministerios de la diócesis.

El Papa Francisco lo distinguió eligiéndolo capellán suyo el 21 de julio de 2016.

“Gracias, Padre Quique: celebraste tu Pascua en Semana Santa, y desde allí acompañaras a tu querida diócesis de San Martín”, concluye el comunicado.+