Martes 18 de mayo de 2021

Episcopado español difunde un video contra la trata

  • 6 de febrero, 2021
  • Madrid (España) (AICA)
"Son mujeres esclavas", denuncian los obispos españoles con motivo del Día Mundial de Oración y Reflexión contra esta lacra social que se celebrará el lunes 8 de febrero.
Doná a AICA.org

Con motivo de la celebración, el 8 de febrero, del VII Día Mundial de Oración y Reflexión contra la Trata bajo el lema 'Economía sin trata de personas', la Conferencia Episcopal Española (CEE) publicó un video en el que recuerda que se trata de mujeres esclavas. La mayoría de las víctimas, advierte el episcopado, son captadas por falsas ofertas de trabajo y, aunque no son encerradas, son amenazadas por los tratantes.

A ello se suma que muchas de ellas son alejadas de sus familias, no logrando mantener contacto con sus seres queridos. 

La CEE reinvindicó en este punto el trabajo que desempeñan las religiosas de Villa Teresita, cuya misión es ser presencia viva del amor de Cristo entre los más pobres, especialmente en los submundos de la prostitución y la trata de seres humanos.

Una labor que desarrollan en diversas ciudades de España, en calles, polígonos, cárceles, hospitales, etc. Salir al encuentro de las más necesitadas, crear lazos de cariño y esperanza y acompañarlas de manera integral es la manera de proceder de estas religiosas. “Me dieron fuerza para seguir con la vida”, relata una de las beneficiarias en el video de la CEE.

Desde el Departamento de Trata de Personas de la Conferencia Episcopal Española elaboraron una publicación sobre este tema y además organizaron una Vigilia de Oración online para el lunes 8 mediante su canal de YouTube. 

El obispo de Vitoria, como presidente de la subcomisión episcopal de Migraciones y Movilidad Humana, escribió para esta jornada una carta abierta a toda la sociedad para concientizar a la sociedad en la lucha contra la trata de personas.

En la misiva, monseñor Juan Carlos Elizalde llama la atención sobre los colectivos de personas más expuestos a este fenómeno, todavía más en estos tiempos de pandemia, en que se siguen descubriendo distintas modalidades de trata: “Está claro que las mujeres y los niños son el principal objetivo de este tráfico, sobre todo por su marginación, por su falta de recursos materiales y porque pertenecen, en mayor número, a los sectores sociales que son “invisibles”.

También son víctimas potenciales aquellas personas que proceden de familias empobrecidas y con pequeños ingresos en las zonas rurales y urbanas marginadas, especialmente las mujeres que se dedican a la agricultura a pequeña escala, la venta ambulante, las jornaleras, limpiadoras y otros trabajos y servicios no cualificados”.

“No podemos pensar que es algo lejano de nosotros o que no va con nosotros. Es más, está a nuestras puertas, e incluso, puede afectar a alguna de nuestras familias", concluye el prelado.+