Domingo 26 de septiembre de 2021

Encuentro de Formación y Espiritualidad del Instituto Secular Cristífero

  • 29 de julio, 2021
  • Azul (Buenos Aires) (AICA)
Participaron 45 cristíferas de esta actividad virtual. Hubo tiempos de retiro, de enriquecimiento para la vocación y vida profética de las consagradas laicales y también de plática sobre cuatro ejes.
Doná a AICA.org

Unas 45 consagradas cristíferas que viven en diferentes ciudades y provincias del país participaron del 18 al 23 de julio del encuentro virtual de Formación y Espiritualidad de las personas integrantes del Instituto Cristífero.

“Una vez más el Instituto sumó el espacio virtual como medio tecnológico para continuar con el acompañamiento y formación en favor de la vida consagrada laical”, destacaron los organizadores.

Los días de formación fueron animados por la consagrada laica Susana Cañuqueo, cristífera de la provincia del Neuquén, quien desarrolló el tema de “Profetas y profetismo”. A través de exposiciones se presentaron los rasgos más significativos de la vocación y la vida profética desde la profundidad bíblica y las referencias de fuentes y estudios contemporáneos. 

El espacio se enriqueció con actividades personales y síntesis grupales donde se compartieron reflexiones acerca del mensaje profético anunciado a todos, la vocación, el consuelo y la esperanza como tarea profética que se concreta en Jesús, el “Ungido del Señor” y se actualiza en cada cristiano que es llamado por medio del bautismo a ser voz y vida profética en cada realidad que le toca vivir.

El tiempo de retiro estuvo animado por el presbítero Enrique Alberto Lafforgue, asesor del Instituto Cristífero.  En continuidad a la temática de formación, las pláticas se enfocaron en meditar algunos puntos de las Constituciones en perspectiva de los rasgos proféticos que se manifiestan en el estilo de vida propuesto a cada cristífera, que es llamada vocacionalmente a vivir en el mundo para ser testigo del Amor de Dios. 

Las charlas se desarrollaron sobre cuatro ejes: La fidelidad a la fraternidad acredita nuestro profetismo; Inmersión en la realidad y soledad; La oración de Jesús, oración profética; y por último, Profecía: Amarás al Señor tu Dios y a tu prójimo.

“En estos días de encuentro se generó una verdadera red de fraternidad, que superó las distancias geográficas y condicionantes para la presencialidad, y nos sigue renovando en el llamado amoroso del Señor que nos confirma en la misión laical de llevarlo y anunciarlo desde el amor y el servicio a las diferentes realidades en la que cada cristífera está inserta”, coincidieron en destacar las participantes.

Más información en Facebook Instituto Cristífero.+