Domingo 29 de enero de 2023

En Santiago de Compostela, Mons. Mestre ofreció claves para una Pastoral de Turismo "en salida"

  • 7 de octubre, 2022
  • Mar del Plata (Buenos Aires) (AICA)
Monseñor Gabriel Mestre expuso en el Congreso Internacional de Pastoral de Turismo, que se lleva a cabo en Santiago de Compostela con el tema "Turismo y Peregrinación. Caminos de esperanza".
Doná a AICA.org

El obispo de Mar del Plata y presidente de la Comisión Episcopal de Catequesis, Animación y Pastoral Bíblica, monseñor Gabriel Mestre, se hizo presente en el Congreso Mundial de Pastoral de Turismo, organizado por la Santa Sede y la Conferencia Episcopal Española (CEE), que desde el miércoles 5 de octubre y hasta el sábado 8 se lleva a cabo en Santiago de Compostela.

Con el tema “Turismo y Peregrinación. Caminos de Esperanza”, confluyen en este Congreso los tres grandes centros de cristiandad: Santiago, Roma y Jerusalén. En ese marco, la capital gallega reúne por estos días a expertos procedentes de distintas partes del mundo que analizan el fenómeno del turismo desde el punto de vista pastoral.

Allí monseñor Mestre tuvo a cargo una exposición sobre “Una pastoral de turismo en clave de salida. Acogida, servicio, comunidad y anuncio”.

El prelado comenzó señalando la afluencia de turistas que recibe Mar del Plata por tratarse de una zona costera, y luego de repasar las dimensiones de la diócesis y la cantidad de parroquias que posee en zona de playas, señaló que el aumento poblacional dado por el turismo (un incremento de un 50% en temporadas altas), hace que haya que buscar responder pastoralmente a esa realidad.

Durante los 65 años de la diócesis "se ha buscado una pastoral de turismo en clave de salida", afirmó, usando una expresión de Francisco. Y para clarificar, añadió cuatro elementos que completan el título de su ponencia: acogida, servicio, comunidad y anuncio.

En primer lugar, destacó la importancia de "recibir al turista para que se sienta bien: acogida cordial", y enumeró las acciones concretas que se realizan para llevarlo a cabo.

En cuanto al servicio, afirmó que "el que participa sacramentalmente en la vida de fe buscará, con mayor o menor ahínco, hacerlo en sus lugares vacacionales", y agregó que hay una permeabilidad, "una disposición de corazón más fuerte en el descanso y las vacaciones". Para ello, se busca cuidar los espacios de celebraciones y sacramentos, de acompañamiento y discernimiento espiritual, y las fiestas especiales, con "la invalorable ayuda de los sacerdotes que vienen de afuera de la diócesis".

En cuanto al tercer punto: comunidad, el obispo sugirió cambiar "turistas" por "comunidad turística". Esto está ligado a la acogida cordial y el servicio, y busca que el peregrino se sienta parte de la comunidad. Para lograrlo, se promueven encuentros, y la posibilidad de sumar a la comunidad turística a los servicios de la liturgia.

Finalmente, y en cuanto al anuncio, se centró en los turistas "que no están en el camino de la fe", proponiendo "que pueda haber instancias estivales y turísticas en donde se anuncia la alegría del Evangelio, de la Vida de Cristo".

"En un mundo secularizado, buscar nuevas y creativas formas para anunciar a Cristo para que el Señor les toque el corazón", aconsejó. 

En este sentido, propuso algunos ámbitos para el anuncio: El cuidado de la Casa Común; el ámbito deportivo; el rosario en las playas con diversos formatos; las misiones de verano.

Como conclusión, monseñor Mestre consideró que "no podemos desperdiciar ninguna posibilidad y ámbito donde vivir y transmitir la fe", y puntualmente "no podemos dejar de hacerlo en el marco del turismo y por eso tenemos que seguir profundizando en una verdadera pastoral de turismo".

El obispo concluyó su exposición con palabras del venerable cardenal Eduardo Pironio, quien fue obispo de Mar del Plata: “Como el mar ha de ser la Iglesia, profunda, amplia y testigo de la esperanza”.+