Sábado 24 de julio de 2021

"En nombre de Dios, salvemos vidas!", pide arzobispo boliviano

  • 2 de junio, 2021
  • Santa Cruz (Bolivia) (AICA)
El arzobispo de Santa Cruz (Bolivia), monseñor Sergio Gualberti, pidió a la empresa proveedora de oxígeno no escatimar esfuerzos para proporcionar ese insumo vital en la actual crisis sanitaria.
Doná a AICA.org

La desesperación por obtener oxígeno para los pacientes con el coronavirus (Covid-19) está creciendo en las familias bolivianas, que en las últimas horas se han visto obligadas a hacer cola para recargar sus cilindros con la esperanza de salvar a sus seres queridos. 

La situación en los departamentos de Cochabamba y Santa Cruz es muy crítica, donde personas con lágrimas en los ojos piden ayuda para evitar la muerte de sus familiares. El lunes 31 de mayo, al menos ocho personas, según sus familiares, perdieron la vida por falta de oxígeno al Fondo Nacional de Salud (SNC), que sin embargo niega la escasez y que hay personas muertas por ello.

El arzobispo de Santa Cruz, monseñor Sergio Gualberti, durante una rueda de prensa, expresó su preocupación por el corte de oxígeno en el "Hospital Católico", y destacó que hay que hacer todo lo posible para salvar la vida de pacientes hospitalizados por Covid-19. 

El viernes 28 de mayo, la empresa que suministra oxígeno al Hospital Católico, a través de una carta informó que a partir del día siguiente de los 750 kilogramos de oxígeno que entregaba diariamente al Hospital Católico de Santa Cruz de la Sierra, entregaría solo 250 kilogramos. .

El arzobispo y el ingeniero Víctor Valda Antelo, director del Hospital Católico, manifestaron ante la prensa su disconformidad y su preocupación por las graves consecuencias que tiene la falta de oxígeno en el hospital considerando que en el hospital hay 33 pacientes críticamente enfermos con necesidad urgente de oxígeno.

Monseñor Sergio Gualberti informó que personalmente pidió a la empresa proveedora de oxígeno: "¡en nombre de Dios, salvemos vidas!". De hecho, la falta de oxígeno puede provocar la muerte de muchos de estos hermanos. 

También pidió no escatimar esfuerzos para proporcionar el oxígeno necesario para salvar vidas. Por ello, pidió a las autoridades que controlen más estrictamente la venta de medicamentos en el mercado negro, lo que conlleva un costo excesivo de los medicamentos, a los que no tienen acceso las personas más pobres.

La situación es muy grave en Santa Cruz, donde incluso el hospital secundario de esta zona, el de Yapacaní, ha ordenado cerrar la unidad de cuidados intensivos por falta de oxígeno. 

En entrevista con Radio La Razón, el viceministro de Defensa del Consumidor, Jorge Silva, informó que la tercera ola de Covid-19 incrementó en un 300% la demanda de oxígeno médico en Cochabamba y Santa Cruz, dos de los departamentos más afectados por la pandemia. Explicó que el país cuenta con 12 plantas de generación de oxígeno, las cuales han aumentado su producción de un 40% en la primera ola, en un 100% de su capacidad en esta tercera ola, para cubrir la necesidad, aunque persiste una demanda excesiva que impide el suministro normal.

Bolivia importa oxígeno medicinal de Paraguay, Brasil y Argentina, que cerraron fronteras de exportación y recientemente solicitaron suministro a Chile. 

"Este es, por tanto, un problema que se siente en varios países del mundo, donde la demanda de oxígeno ha sido superada por el contagio y por esta situación desagradable que se ha presentado porque las empresas ya han llegado al límite de su capacidad de producción”, dijo Silva. Bolivia, que había resistido bien la primera ola de la pandemia, ahora tiene 375.000 casos y casi 15.000 muertes por Covid-19. +