Sábado 23 de octubre de 2021

Haití: En medio de una crisis, no es momento de cambiar la Constitución

  • 2 de junio, 2021
  • Puerto Príncipe (Haití) (AICA)
Los obispos haitiano instaron al gobierno del presidente Jovenel Moise a abandonar su intención de realizar el referéndum constitucional previsto para el 27 de junio.
Doná a AICA.org

“En un clima sociopolítico y económico tan deletéreo, invitamos a los líderes políticos a evitar colocar pesadas cargas sobre los hombros del pueblo. Entre otras, la voluntad de dar al país una nueva Constitución a toda costa mediante un referéndum”, escriben los obispos de Haití en un comunicado dirigido al gobierno del presidente Jovenel Moise exhortando a abandonar su intención de realizar el referéndum constitucional previsto para el 27 de junio.

"La Iglesia de Haití lleva consigo esta preocupación por todo el pueblo haitiano, sensible a sus preocupaciones angustiosas como elemento esencial de su misión. Los diversos mensajes de la Conferencia Episcopal Haitiana (CEH) testimonia el compromiso de la Iglesia de Haití con el pueblo haitiano en la búsqueda de la justicia, la paz y la felicidad”, comienza la declaración de los obispos publicada el 1° de junio.

El texto continúa: "En estos tiempos difíciles de nuestra historia como pueblo, el grito desgarrador de nuestros hermanos y hermanas encuentra un eco vibrante en nuestro corazón como obispos, pastores del Pueblo de Dios. Estos gritos son provocados por el dolor sufrido por causa de males aterradores como: la multiplicación de bandas armadas hasta los dientes que hacen la ley e imponen sus dictados, la violencia en todas sus formas, los secuestros, la inseguridad que impide la libre circulación en el territorio nacional, la delincuencia, la impunidad, la inestabilidad política, el deterioro de las estructuras estatales, el alto costo de vida, el resurgimiento del Covid-19, etc. "

“En un clima sociopolítico y económico tan deletéreo - continúan los obispos -, invitamos a los líderes políticos a evitar colocar pesadas cargas sobre los hombros del pueblo que tendrán las consecuencias de ralentar o incluso bloquear el avance hacia el pleno desarrollo. Entre otras, la voluntad de dar al país una nueva Constitución a toda costa mediante un referéndum”.

“La decisión de reemplazar una Constitución -se lee en el texto- no debe tomarse en medio de una crisis política en la que es difícil encontrar un consenso para salir de ella. Continuar haciéndolo empujará al país a una crisis aún más profunda”. 

“La actual situación social y política, compuesta por divisiones, desconfianzas y violencias de todo tipo, no favorece en modo alguno a un proyecto de esta magnitud, que supondría la puesta en común de todas las fuerzas vitales de la nación. Abandonar el proyecto de referéndum sería, por tanto, la decisión acertada del momento”, escriben los prelados de Haití.

Finalmente, los obispos subrayan que “el pueblo haitiano está esperando que el país salga de la pobreza, la inseguridad, la inestabilidad y la ilegalidad crónica. En consecuencia, trabajar por la paz y el cambio fundamental. Es un impulso para todos y debe hacerse ahora".

“¿Cómo podemos hacerlo si no nos aceptarnos primero como hermanos y hermanas, hijos e hijas de una misma nación, sin relanzar el rumbo democrático que permite al pueblo elegir a sus líderes legítimos a través de la libertad y canales electorales transparentes?", concluyen los obispos.

El presidente Moise avanza solo hacia la organización del referéndum del 27 de junio, con el que quiere aprobar una nueva Constitución, que no cuenta con el apoyo de la oposición ni de la comunidad internacional. Las Naciones Unidas (ONU), la Organización de Estados Americanos (OEA) y países como Estados Unidos han criticado el proceso de consulta en torno a la nueva Constitución por no ser lo suficientemente inclusivo. El presidente también tiene la intención de celebrar elecciones presidenciales y legislativas simultáneas en septiembre.+