Sábado 26 de noviembre de 2022

El Vaticano emite una serie de sellos postales recordando a San Ignacio de Loyola

  • 27 de mayo, 2021
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El servicio de correos vaticano encargó la elaboración de un sello conmemorativo con motivo del "V Centenario de la Conversión" al pintor malagueño Raúl Berzosa Fernández
Doná a AICA.org

El servicio de Correos Vaticano emitió una nueva serie de sellos en conmemoración del V Centenario de la Conversión de San Ignacio de Loyola, cuya imagen fue elaborada por el pintor malagueño Raúl Berzosa Fernández.

Con este nuevo pedido, son ya siete los encargos filatélicos que Berzosa Fernández recibió por parte de la Santa Sede. Los últimos fueron los sellos del 80 cumpleaños (2016) y de las bodas de oro sacerdotales (2019) del papa Francisco.

El sello fue emitido el 25 de mayo, con un valor facial de 1,15 € y una tirada de 102.000 sellos. 

Tal y como explica el mismo autor para los medios de comunicación del Vaticano, el centro de este óleo sobre lienzo, con medidas 65x92cm, lo protagoniza el santísimo Nombre de Jesús, logotipo de los Jesuitas. 

A la izquierda encontramos a san Pedro con una mano en el centro del anagrama y con las llaves del reino de los cielos en el cíngulo. A la derecha aparece el fundador de la Compañía que, convaleciente, se dedica a la lectura. Ante su pierna entablillada se deja ver la armadura de aquel que deja las hazañas mundanas para dedicarse a la predicación del Evangelio.

El matasellos reproduce la citada aparición, tiene forma circular y cancelará todo el material postal que pase los días 25 y 26 de mayo por la oficina vaticana situada en la Plaza de San Pedro.

El Jubileo ignaciano
En este año 2021 se quiere celebrar el jubileo ignaciano que recuenta un evento que marcó la vida de san Ignacio. Tras el asedio de Pamplona fue llevado a su ciudad natal para curar la herida de una pierna; durante la convalecencia se encomendó a san Pedro para curarse lo antes posible y retomar su vida.

En vísperas del 29 de junio, solemnidad de san Pedro, su salud mejoró. Durante ese período pidió algunas novelas caballerescas para pasar el tiempo. Por el contrario, en la casa solo tenían una «Vida de Cristo» y la «Leyenda Dorada», en la que se narra la vida de los Santos. Poco a poco queda fascinado por la figura de Cristo y por las historias que lee. Así comenzó la conversión del que, más tarde, fundaría la Compañía de Jesús.+