Lunes 27 de mayo de 2024

El sacerdote argentino en Irak afirma que hay un "genocidio" contra los cristianos

  • 22 de agosto, 2014
  • Buenos Aires (AICA)
El padre Luis Montes, sacerdote argentino perteneciente al Instituto del Verbo Encarnado y radicado desde años en Bagdad, capital de Irak, aseguró que la persecución que el autodenominado "Estado Islámico" realiza sobre los cristianos llegará a ser considerado un genocidio. El sacerdote también reafirmó el pedido de asistencia humanitaria a la comunidad internacional y consideró que el gobierno local debe conformar una alianza que integre a las minorías islámicas para arribar a un horizonte de paz.
Doná a AICA.org
El padre Luis Montes, sacerdote argentino perteneciente al Instituto del Verbo Encarnado y radicado desde años en Bagdad, capital de Irak, aseguró que la persecución que el autodenominado "Estado Islámico" realiza sobre los cristianos llegará a ser considerada un genocidio. El sacerdote también reafirmó el pedido de asistencia humanitaria a la comunidad internacional y consideró que el gobierno local debe conformar una alianza que integre a las minorías islámicas para arribar a un horizonte de paz.

El padre Montes fue entrevistado por Infobae TV para conocer más en detalle cómo vive el drama de la guerra y cuál es el estado de los cientos de miles desplazados de sus hogares por el avance de las milicias terroristas del Estado Islámico (EI). Desde hace meses, el sacerdote denuncia la miseria a la que se han visto sometidos los cristianos y otras minorías a través de su sitio web "Amigos de Irak".

Para el religioso, hasta ahora es "muy poco" lo que se ha hecho para asistir a los refugiados. "Ni siquiera se ha logrado coordinar la ayuda humanitaria que llega. Estamos hablando de cientos de miles de vidas que están necesitadas de lo más básico y parece que ni en eso se ponen de acuerdo", denunció.

El padre Montes llegó a Medio Oriente en 1996 y desde el 2010 vive en Irak. A su parecer, la situación de los cristianos ha ido en constante empobrecimiento luego de un halo de esperanza que produjo la muerte de Saddam Hussein en 2006.

"En estos cuatro años, la situación fue deteriorándose mucho. Los cristianos, desde 2006, esperaban que las cosas mejoraran, pero ahora no conozco a casi ningún cristiano que no quiera irse del país", sentenció. "Lo que sucede con los cristianos va a ser considerado un genocidio", aseguró.

Montes consideró que es muy difícil pensar en la caída del gobierno de Bagdad por la fuerza, pero advirtió que hay conflictos armados a tan solo 20 kilómetros de Bagdad entre el ejército y milicias rebeldes que intentan cercar la ciudad. También indicó que en la capital ya escasea el combustible para abastecer los generadores de energía.

El sacerdote del Verbo Encarnado también opinó sobre el camino que debería tomar el gobierno nacional para alcanzar la paz: "El gobierno iraquí está fallando muy seriamente a su pueblo. Es necesario que haya un gobierno de unidad que contemple a las minorías sunitas. Estas minorías dejaron entrar a los terroristas cansados de la exclusión a la que fueron sometidos. Por otra parte, el proveer de armas a los kurdos no es una solución al problema, ya que ellos también están buscando la independencia, por lo que el aprovisionamiento podría sentar las bases a un conflicto mayor en el futuro".

El padre Montes también se animó a denunciar la connivencia de naciones árabes de mayoría sunnita para con los milicianos del EI. Según declaró, "Qatar y Arabia Saudita apoyaron abiertamente a los rebeldes que iniciaron la guerra civil en Siria, y cuando el EI ingresó en Mosul, lo hizo con armas tomadas de Siria".

"Arabia Saudita ?explicó-, de mayoría sunnita, quiere debilitar a Irán, de mayoría chiita, y por eso quiso hacer caer el gobierno sirio. Lo mismo sucede con Irak, de mayoría chiita, porque un Irak fuerte y unido es como un apoyo para Irán. Por eso quieren la división de este país, para que no haya una fuerza que contrarreste su accionar en la zona".

A juicio del sacerdote, la comunidad internacional debería cortar la ayuda que los terroristas reciben, y luego coordinar la ayuda humanitaria. También consideró que el modo concreto de detener a este grupo es presionar al gobierno de Bagdad para que conforme un gobierno de unidad.

"La gente tiene esperanzas, porque después del desastre que ha significado el avance del EI, esperan que las partes dejen de lado sus diferencias y formen un gobierno de inclusión", comentó el sacerdote, que se niega a salir del país y aseguró en otras ocasiones que permanecerá con los cristianos "hasta el final".+