Lunes 18 de octubre de 2021

El Papa se une a la bendición de una nueva catedral en Madagascar

  • 1 de mayo, 2021
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Videomensaje del Santo Padre, enviado hoy 1 de mayo, con ocasión de la bendición de una nueva catedral en Madagascar.
Doná a AICA.org

El papa Francisco envió un videomensaje este 1 de mayo, solemnidad de San José Obrero, con ocasión de la bendición de una nueva catedral en Madagascar en la que rezó para que San José los proteja.

En un breve video en el que habla en forma espontánea, el Santo Padre muestra que está viendo algunas fotos de la nueva Catedral, que este 1 de mayo, fiesta de San José Obrero, va a ser bendecida.

“Los felicito por este trabajo que están haciendo y los felicito por todo el trabajo educativo, social, religioso, por lo que están haciendo por los canales de agua para que haya más arroz entre ustedes”, destacó el Papa.

Además, el Santo Padre señaló que pide a San José que los proteja y que se une a todos en la bendición de esta nueva catedral, y “que Dios los bendiga, y no se olviden de rezar por mí”, concluyó.

La nueva catedral de San José se encuentra en Miandrivazo, en la diócesis de Morondava, con sede en la ciudad del mismo nombre en la provincia de Toliara en Madagascar. Incluye parte de las regiones de Menabe y Melaky en la parte occidental de Madagascar.

El territorio de la diócesis está dividido en 21 parroquias. En 2017 tenía 56.692 bautizados de 675. 000 habitantes. Actualmente, alrededor del 15% de la población son católicos.

La diócesis cuenta con tres clínicas de salud y en las escuelas católicas hay un total de 6.000 niños.

El obispo de Morondava es el carmelita descalzo monseñor Marie Fabien Raharilamboniaina desde 2010, quien también fue delegado del Sínodo sobre de los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional que se llevó a cabo en el Vaticano en octubre de 2018.

El papa Francisco visitó Madagascar en septiembre de 2019 en un viaje apostólico que incluyó también a Mozambique y la Isla Mauricio.

El Santo Padre viajó a Antananarivo (capital de Madagascar) en donde se reunió con las autoridades civiles; con los obispos; con los sacerdotes, religiosas y seminaristas; visitó un Monasterio de Carmelitas Descalzas; se reunió con los jóvenes y visitó la ciudad de la amistad, “Akamasoa”, en donde fue recibido con entusiasmo por 8.000 niños de Madagascar quienes entonaron y bailaron la canción en español: “Dios está aquí”.+