Martes 9 de agosto de 2022

El Papa recuerda a los católicos suizos que el perdón renueva y hace milagros

  • 21 de junio, 2018
  • Ginebra (Suiza) (AICA)
En el marco de su visita a Ginebra, Suiza, el papa Francisco celebró este jueves 21 de junio, una misa en el centro de convenciones Palexpo. El pontífice destacó en su homilía la necesidad de conservar las raíces cristianas como pilar del ecumenismo, raíces que se pueden fortalecer mediante el rezo y meditación del Padrenuestro.
Doná a AICA.org
En el marco de su visita a Ginebra, Suiza, el papa Francisco celebró este jueves 21 de junio, una misa en el centro de convenciones Palexpo, que se encuentra en la zona de exposiciones al lado del aeropuerto.

Lo esperaban miles de familias y de jóvenes que llegaron desde todos los rincones de Suiza, e incluso de la vecina Francia.

En el fondo del altar estaba la silueta blanca de las montañas suizas, sobre las que destacaba un gran crucifijo blanco y luminoso.

En la homilía, Francisco propuso tres palabras: "Padre, pan, perdón". Comenzó reflexionando sobre el Padrenuestro, que aparece en el Evangelio de hoy, y recordó que "rezamos en cristiano: no a un Dios genérico, sino a un Dios que es sobre todo papá.

Francisco explicó que "la palabra ´Padre´ es la llave de acceso al corazón de Dios; porque solo diciendo Padre rezamos en lenguaje cristiano. Rezamos ´en cristiano´: no a un Dios genérico, sino a un Dios que es sobre todo papá".

De hecho, "Jesús nos ha pedido que digamos ´Padre nuestro que estás en el cielo´, en vez de ´Dios del cielo que eres padre´. Antes de nada, antes de ser infinito y eterno, Dios es padre".

"De Él procede toda paternidad y maternidad. En Él está el origen de todo bien y de nuestra propia vida. ´Padre nuestro´ es, por tanto, la fórmula de la vida, la que revela nuestra identidad: somos hijos amados".

"Cada vez que hacemos la señal de la cruz "añadió Francisco- al comienzo de la jornada y antes de cada actividad importante, cada vez que decimos ´Padre nuestro´, renovamos las raíces que nos dan origen. Tenemos necesidad de ello en nuestras sociedades a menudo desarraigadas. El ´Padre nuestro´ fortalece nuestras raíces".

Rezar el padrenuestro "nos recordará que no existe ningún hijo sin Padre y que, por tanto, ninguno de nosotros está solo en este mundo. Pero nos recordará también que no hay Padre sin hijos: ninguno de nosotros es hijo único, cada uno debe hacerse cargo de los hermanos de la única familia humana".

Francisco destacó también el mensaje de misericordia y de solidaridad para con los que sufren que contiene la oración del padrenuestro.

"Diciendo ´Padre nuestro´ afirmamos que todo ser humano nos pertenece, y frente a tantas maldades que ofenden el rostro del padre, nosotros sus hijos estamos llamados a actuar como hermanos, como buenos custodios de nuestra familia, y a esforzarnos para que no haya indiferencia hacia el hermano, hacia ningún hermano: ni hacia el niño que todavía no ha nacido ni hacia el anciano que ya no habla, como tampoco hacia el conocido que no logramos perdonar ni hacia el pobre descartado".

Por otro lado, en el padrenuestro "Jesús nos dice que pidamos cada día el pan al Padre. No hace falta pedir más: solo el pan, es decir, lo esencial para vivir".

"Pedir el pan cotidiano es decir también: ´Padre, ayúdame a llevar una vida más sencilla´".

El Santo Padre lamentó que "la vida se ha vuelto muy complicada. Diría que hoy para muchos está como ´drogada´: se corre de la mañana a la tarde, entre miles de llamadas y mensajes, incapaces de detenernos ante los rostros, inmersos en una complejidad que nos hace frágiles y en una velocidad que fomenta la ansiedad. Se requiere una elección de vida sobria, libre de lastres superfluos".

Además, "el ´Pan de cada día´, no lo olvidemos, es Jesús. Sin Él no podemos hacer nada. Él es el alimento primordial para vivir bien. Sin embargo, a veces lo reducimos a una guarnición. Pero si Él no es el alimento de nuestra vida, el centro de nuestros días, el respiro de nuestra cotidianidad, nada vale".

Sobre el perdón, el pontífice reconoció que "es difícil perdonar, siempre llevamos dentro un poco de amargura, de resentimiento, y cuando alguien que ya habíamos perdonado nos provoca, el rencor vuelve con intereses. Pero el Señor espera nuestro perdón como un regalo".

Sin embargo, subrayó que el perdón es esencial para la salvación. "El perdón es la cláusula vinculante del padrenuestro. Dios nos libera el corazón de todo pecado, perdona todo, todo, pero nos pide una cosa: que nosotros, al mismo tiempo, no nos cansemos de perdonar a los demás. Quiere que cada uno otorgue una amnistía general a las culpas ajenas". "El perdón renueva, hace milagros", concluyó.+