Viernes 21 de junio de 2024

El Papa pide ocuparse de los desfavorecidos para que no abandonen sus estudios

  • 3 de mayo, 2024
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Ante la Confederación Nacional de Educación y Formación Profesional de Italia, afirmó que la deserción educativa "es una tragedia", y propuso cuidar la formación para revertir esa problemática.
Doná a AICA.org

El Papa Francisco recibió, este viernes 3 de mayo, a representantes de la Confederación Nacional de Formación y Actualización Profesional italiana, que celebra su 50° aniversario.

Al expresarles su gratitud por el servicio que realizan, inspirado en la doctrina social de la Iglesia y en la variada espiritualidad de institutos religiosos que tienen en su carisma el servicio a los jóvenes a través de la formación profesional, el pontífice les ofreció algunas reflexiones, precisamente sobre los jóvenes, la formación y la profesión. 

“Una buena formación profesional es un antídoto para el abandono escolar y una respuesta a la demanda de trabajo en diversos sectores de la economía”, aseguró.

Los jóvenes, observó el Papa, “siempre llenos de talentos y potencialidades”, son también particularmente vulnerables, tanto por ciertas condiciones antropológicas como por diversos aspectos culturales de la época que les toca vivir. En particular, los que no estudian ni ejercen ninguna actividad están expuestos a los vientos de la dispersión y la degradación, por lo que, ante estas situaciones, es necesario tomar conciencia de que el abandono escolar y formativo es “una tragedia”.

Es importante, señaló el pontífice, “construir un relevo generacional por el que las competencias de los que salen estén al servicio de los que se incorporan al mercado laboral”.

"No todos han recibido el apoyo indispensable de la familia y de la comunidad cristiana, y los que se sienten descartados pueden acabar en formas humanamente degradantes de malestar social”, advirtió, y señaló como necesario ocuparse de los jóvenes que no han tenido oportunidades o proceden de situaciones sociales desfavorecidas. 

Superar la tecnofobia y la tecnocracia
En lo que respecta a la formación, que indica un compromiso indispensable para generar futuro, el Papa constató, en primer lugar, las transformaciones del trabajo, cada vez más complejas debido a las nuevas tecnologías y a la evolución de la inteligencia artificial, y afirmó que, en este sentido, es preciso un llamado a rechazar las tentaciones de “la tecnofobia”, es decir, el miedo a la tecnología, que conduce a su rechazo”, y de “la tecnocracia”, es decir, la ilusión de que la tecnología puede resolver todos los problemas”.

La opción, por el contrario, es "invertir recursos y energía", debido a que la transformación del trabajo requiere una formación continua, creativa y siempre actualizada. Al mismo tiempo, también lo es esforzarse por devolver la dignidad a ciertos empleos, especialmente los manuales, que siguen estando socialmente poco reconocidos. Además, porque “una buena formación profesional no se improvisa” y, “junto a las competencias técnicas, son importantes las virtudes humanas”, se necesita un fuerte vínculo con las familias, como en cualquier tipo de experiencia educativa; y una relación sana y eficaz con las empresas, dispuestas a colocar a los jóvenes en ellas. 

“Una buena formación profesional es un antídoto para el abandono escolar y una respuesta a la demanda de trabajo en diversos sectores de la economía.”

Es posible combinar trabajo y vocación
“La profesión” nos “define”, según el pontífice: de ahí la tercera palabra sobre la que ofreció su reflexión. Fue el caso de Jesús, reconocido como el "hijo del carpintero" o, simplemente, como "el carpintero". En la actualidad, asistimos “a una degradación del significado del trabajo”, observó el Papa, al afirmar que este “aspecto fundamental de nuestra vida y de nuestra vocación” se interpreta más en relación con ganar dinero que "como expresión de la propia dignidad y contribución al bien común”.

Por ello, Francisco indicó la importancia de que los itinerarios formativos estén al servicio del crecimiento integral de la persona, en sus dimensiones espiritual, cultural y formativa del trabajo; y subrayó: "Cuando uno descubre que Dios lo llama a algo, que está hecho para ello -puede ser la enfermería, la carpintería, la comunicación, la ingeniería, la enseñanza, el arte o cualquier otro trabajo-, entonces podrá sacar a relucir sus mejores capacidades de sacrificio, generosidad y entrega". 

“Una buena formación profesional permite realizar un trabajo y, al mismo tiempo, descubrir el sentido del propio ser en el mundo y en la sociedad”, añadió el Papa, quien al finalizar su discurso agradeció nuevamente a la confederación su creatividad, con la que “demuestran que es posible combinar el trabajo y la vocación de una persona".+