Jueves 23 de septiembre de 2021

El Papa nombra a un sacerdote español nuevo decano de la Rota Romana

  • 30 de marzo, 2021
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Mons. Alejandro Arellano Cedillo, hasta ahora prelado auditor del mismo Tribunal, sustituye a Mons. Pío Vito Pinto de 79 años y se convierte en el primer español en ocupar ese cargo y el más joven.
Doná a AICA.org

El papa Francisco nombró a monseñor Alejandro Arellano Cedillo, decano del Tribunal Apostólico de la Rota Romana, uno de los más altos tribunales de la Iglesia. Sustituye en el cargo al italiano monseñor Pío Vito Pinto de 79 años de edad, informó hoy la Oficina de Prensa de la Santa Sede. 

Es el primer español en este cargo y se convierte en el decano más joven de la historia del Tribunal de la Rota.

Monseñor Alejandro Arellano Cedillo nació el 8 de junio de 1962 en Olías del Rey (España). Fue ordenado sacerdote el 25 de octubre de 1987 en Toledo por la Hermandad Sacerdotal de los Operarios del Reino de Cristo y obtuvo la licenciatura y el doctorado en Derecho Canónico por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.

Fue vicario judicial adjunto en la arquidiócesis de Madrid y juez del Tribunal de la Rota de la nunciatura apostólica en España. Es profesor de Derecho Canónico y Jurisprudencia. 

Desde 2007 es prelado auditor del Tribunal de la Rota Romana. Es miembro de la Comisión Especial para el tratamiento de los casos de dispensa del matrimonio rato y no consumado y de la que trata los casos de dispensa de las obligaciones del diaconado y del sacerdocio.

Monseñor Arellano, imparte el Curso de formación para profesionales de los Tribunales Eclesiásticos que organiza anualmente la Facultad de Derecho Canónico de la Universidad Eclesiástica San Dámaso. 

Monseñor Arellano acompañó al hasta ahora decano, monseñor Pío Vito Pinto, en infinidad de cursos y conferencias por el mundo sobre materias relacionadas con el derecho matrimonial canónico.

Según precisa el Código de Derecho Canónico: “La Rota Romana es el tribunal ordinario constituido por el Romano Pontífice para recibir apelaciones”. Es un órgano judicial colegiado y ordinario de la Sede Apostólica, que desempeña una potestad vicaria porque administra justicia en nombre del Romano Pontífice, y que es esencialmente un tribunal de apelación (aunque puede actuar también en primera instancia en ciertos procesos).

Tiene su origen en la resolución de controversias por el Romano Pontífice, auxiliado por capellanes y cardenales, en el pontificado de Inocencio III.+