Miércoles 18 de mayo de 2022

El Papa está dispuesto a encontrarse con Putin

  • 3 de mayo, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
"Antes de ir a Kiev tengo que ir a Moscú, estoy listo para encontrarme con Putin", manifestó el pontífice en una entrevista con el Corriere della Sera.
Doná a AICA.org

El papa Francisco manifestó que tiene la intención de visitar Rusia para conversar con Vladimir Putin y pedirle el fin de la guerra en Ucrania, iniciada el pasado 24 de febrero. Además, consideró que la actitud de la OTAN facilitó el estallido del conflicto y reiteró en declaraciones al diario italiano Corriere della Sera que por el momento no está en sus planes una visita a Kiev. 

“No voy a ir a Kiev por ahora, siento que no tengo que ir. Primero tengo que ir a Moscú, primero tengo que reunirme con Putin. Pero yo también soy sacerdote, ¿qué puedo hacer? Hago lo que puedo. Si Putin abre la puerta…”, dijo el Papa en la entrevista publicada este martes en el Corriere della Sera.

La entrevista con el periódico italiano se centró en el tema de la guerra de Ucrania contra el que el Papa apeló desde el primer día y para el que hasta ahora hubo muchos intentos de mediación, empezando por la llamada telefónica a Zelenski, a la visita a la embajada de Rusia ante la Santa Sede para pedir "detener" las armas, y sobre todo con la disposición de ir a Moscú enviada de inmediato al presidente Putin. 

“Le pedí al cardenal Pietro Parolin (Secretario de Estado) -dijo el Papa- que, después de 20 días de guerra, envíe un mensaje a Putin de que estaba dispuesto a ir a Moscú. Por supuesto, era necesario que el líder del Kremlin permitiera algunas ventanas. Todavía no recibimos respuesta y seguimos insistiendo, aunque me temo que Putin no puede y no quiere tener esta reunión ahora mismo. Pero toda esta brutalidad, ¿cómo no podemos detenerla? Hace 25 años vivimos lo mismo con Ruanda”, lamentó el pontífice.

Mientras que por el momento subrayó Francisco que no irá a Ucrania. "Siento que no debo ir. Primero debo ir a Moscú  y reunirme con Putin. Pero yo soy sacerdote, ¿qué puedo hacer? Hago lo que puedo. Si Putin abriera la puerta...", reiteró.

Según el Corriere della Sera, la preocupación del papa Francisco es que Putin, de momento, no se detendrá. Respecto al papel de la OTAN en este conflicto, el Papa afirma que no sabe si el "enojo" de Putin fue provocado por la presencia de la Alianza Atlántica a las puertas de Rusia, pero cree que "sí lo facilitó".

Sobre si es lícito el envío de armas por parte de los países a Ucrania para que se defiendan de la invasión, el Papa dijo que no es capaz de responder y añadió: "Estoy demasiado lejos de la pregunta de si es correcto abastecer a los ucranianos. Lo que está claro es que en esa tierra se están probando armas. Los rusos ahora saben que los tanques sirven de poco y están pensando en otras cosas. Las guerras se libran para esto: para probar las armas que hemos producido".

Según Francisco, "este fue el caso que se dio de la Guerra Civil Española antes de la Segunda Guerra Mundial". "El comercio de armas es un escándalo, pocos se oponen. Hace dos o tres años llegó a Génova un barco cargado de armas que hubo que trasladar a un gran carguero para transportarlas a Yemen. Los trabajadores del puerto no querían hacerlo. Dijeron: pensemos en los niños de Yemen. Es una cosa pequeña, pero un bonito gesto. Debería haber tantos así", añadió.

El pontífice negó que el jefe de la Iglesia ortodoxa rusa, el patriarca Kirill, pueda colaborar a detener a Putin pues en la conversación por videoconferencia que tuvieron, "los primeros veinte minutos me leyó todas las justificaciones de la guerra". "Tenía una reunión programada con él en Jerusalén el 14 de junio. Sería nuestro segundo cara a cara, nada que ver con la guerra. Pero ahora él también está de acuerdo que reunirse podría ser una señal ambigua", explicó.

Reveló además que, en su reciente encuentro con el presidente húngaro, Victor Orban, este le aseguró que los rusos "tienen un plan y que el 9 de mayo todo habrá terminado". "Espero que así sea, así entenderíamos también la velocidad de la escalada de estos días. Porque ahora no es solo el Donbas, es Crimea, es Odesa, le está quitando el acceso del mar Negro a Ucrania, eso es todo. Soy pesimista, pero debemos hacer todos los gestos posibles para detener la guerra", destacó.

El Papa explicó además que se tiene que someter a infiltraciones para superar el dolor de rodilla que le está impidiendo caminar y realizar algunas de sus actividades.

Como repite estos días en cada acto, el Papa pidió perdón al director de Corriere della Sera, Luciano Fontana, por no levantarse a saludarlo pues "los médicos le han dicho que tiene que estar sentado". Según publicó el diario italiano, el Papa sufre de un "desgarro de ligamentos". "Me harán infiltraciones y ya veremos", reveló, y agregó que "una vez los papas solían ir con la silla gestatoria. Ahora también se necesita un poco de dolor, humillación…".

El problema en la rodilla impide al pontífice, de 85 años, caminar y permanecer durante largo rato de pie. En las últimas semanas suspendió su agenda algunos días para someterse a pruebas médicas y este problema le obligó a no poder oficiar algunos ritos durante la pasada Semana Santa.

A principios de abril, durante su viaje apostólico a Malta, no pudo bajar las escaleras del avión por primera vez y recurrió a un elevador. Según algunos medios, si no resuelve la situación se piensa en una operación, aunque será el último de los remedios. Pero estos problemas de movilidad del Papa preocupan ante los próximos viajes que deberá afrontar como el de Líbano a mediados de junio o el de primeros de julio a República Democrática del Congo y Sudán del sur o Canadá a finales de ese mes.+

NOTICIAS RELACIONADAS