Viernes 2 de diciembre de 2022

El Papa al cuerpo diplomático: "La paz es un don, un desafieo y un compromiso"

  • 19 de enero, 2017
  • Ciudad del Vaticano
En su discurso de inicio de año ante los representantes del cuerpo diplomático acreditados ante la Santa Sede, el papa Francisco analizó la situación del mundo, repasó los mayores conflictos, condenó el terrorismo de "matriz fundamentalista", se solidarizó con las víctimas de "conflictos insensatos", exhortó a priorizar la atención de los refugiados y perseguidos, detalló los problemas que le preocupan, llamó a cuidar la Creación, e hizo hincapié en el tema de la seguridad y la paz. "La paz es un don, un desafieo y un compromiso", sostuvo.
Doná a AICA.org
En su discurso de inicio de año ante los representantes y embajadores de los 182 países acreditados ante la Santa Sede, el papa Francisco analizó la situación del mundo, repasó los mayores conflictos, se solidarizó con las víctimas de "conflictos insensatos", exhortó a priorizar la atención de los refugiados y perseguidos, llamó a cuidar la Creación, e hizo hincapié en el tema de la seguridad y la paz.

El pontífice denunció, en particular, "al terrorismo de matriz fundamentalista, que en el año pasado segó la vida de numerosas víctimas en todo el mundo: en Afganistán, Bangladesh, Bélgica, Burkina Faso, Egipto, Francia, Alemania, Jordania, Irak, Nigeria, Pakistán, Estados Unidos de América, Túnez y Turquía".

El Papa pidió no descuidar ni olvidarse egoístamente de los niños, al llamar a defenderlos de la "explotacioen, del trabajo clandestino y esclavo, de la prostitucioen o de los abusos de los adultos, de los pandilleros y de los mercaderes de muerte".

Tras exhortar a erradicar "el despreciable traefico de armas y la continua carrera para producir y distribuir armas cada vez maes sofisticadas", recordó que la paz "se conquista con la solidaridad".

"La paz es un don, un desafieo y un compromiso. Un don porque brota del corazoen de Dios; un desafieo, porque es un bien que no se da nunca por descontado y debe ser conquistado continuamente; un compromiso, ya que requiere el trabajo apasionado de toda persona de buena voluntad para buscarla y construirla. No existe la verdadera paz si no se parte de una visioen del hombre que sepa promover su desarrollo integral, teniendo en cuenta su dignidad trascendente", concluyó.+

» Texto del discurso del Papa a los embajadores