Jueves 2 de febrero de 2023

Francisco: "El Adviento es un tiempo de gracia para quitarse la máscara de la hipocresía"

  • 4 de diciembre, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
En el Ángelus de este domingo, el Santo Padre recordó que el Adviento es una oportunidad para bajar del pedestal de la supuesta autosuficiencia y sumergirse en el agua del arrepentimiento.
Doná a AICA.org

El papa Francisco invitó este domingo 4 de diciembre, en el Ángelus, a captar el "secreto" de san Juan Bautista, un hombre aparentemente duro y severo, un hombre “alérgico a la duplicidad y a la hipocresía", peligros que nos conciernen a todos, advirtió el pontífice.

“Austero, radical, a primera vista incluso duro y capaz de infundir miedo: así se presenta Juan Bautista en el Evangelio de este segundo domingo de Adviento”, explicó el Papa a los fieles que se acercaron a la plaza de San Pedro. Sin embargo, invitó a “ir más allá de su severidad y aparente dureza, a captar el secreto de Juan: él es un hombre alérgico a la duplicidad". Cuando fariseos y saduceos, "conocidos por su hipocresía", se acercan a él por curiosidad o por oportunismo, este hombre vestido con pelo de camello tiene "una reacción alérgica muy fuerte".

Juan, entonces, con sus "reacciones alérgicas", nos hace pensar: “¿No somos también a veces un poco como esos fariseos? Tal vez menospreciamos a los demás, pensando que somos mejores que ellos, que tenemos la vida en nuestras manos, que no necesitamos a Dios, a la Iglesia, a nuestros hermanos y hermanas todos los días, y olvidamos que solo en un caso está permitido mirar a otro de arriba abajo: cuando es necesario ayudarlo a levantarse, que es el único caso, los otros casos de mirar de arriba abajo no están permitidos. Tal vez pensamos que somos mejores que los demás, que no necesitamos la Iglesia todos los días”.

El Papa observó que, al mismo tiempo, “el Bautista, a quien acudían todos los que se sentían pecadores para confesar sus pecados y ser bautizados, dirigió un grito de amor a los fariseos y saduceos, semejante al de un padre que, viendo a su hijo arruinarse, dice: "No desperdicien su vida"

“La hipocresía -advirtió Francisco- es el peligro más grave, porque puede arruinar incluso las realidades más sagradas. Para acoger a Dios no importa la habilidad, sino la humildad”, y añadió: “Cada uno de nosotros debe confesarse, primero de nuestros pecados, las propias faltas, las propias hipocresías; hay que bajar del pedestal y sumergirse en el agua del arrepentimiento”.

El Adviento, tiempo de gracia
El Papa invitó a vivir el Adviento como "un tiempo de gracia, para quitarnos la máscara y hacer cola con los humildes, para liberarnos de la presunción de creernos autosuficientes, para ir a confesar nuestros pecados". Sólo hay un camino: la humildad, que nos purifica del sentido de superioridad, del formalismo y de la hipocresía y -continuó el obispo de Roma- "nos hace ver en los demás hermanos y hermanas, pecadores como nosotros y, en Jesús, al Salvador que viene por nosotros con nuestra necesidad de ser resucitados, perdonados y salvados".

“Y recordemos una cosa más: con Jesús siempre existe la posibilidad de volver a empezar”, añadió el Papa. “Él nos espera y nunca se cansa de nosotros. Escuchemos el grito de amor de Juan para volver a Dios y no dejemos pasar este Adviento como los días del calendario, porque es un tiempo de gracia para nosotros. Nunca es tarde, siempre existe la posibilidad de volver a empezar, tengan valor, Él está cerca de nosotros y este es un tiempo de conversión”, concluyó.+