Sábado 10 de junio de 2023

El padre Torres asume confiado su responsabilidad de rector del Seminario de Paraná

  • 6 de abril, 2017
  • Paraná (Entre Ríos) (AICA)
El presbítero Cristian Torres, quien asumirá el 21 de abril como rector del Seminario Mayor Nuestra Señora del Cenáculo, aseguró en declaraciones a FM Corazón, del arzobispado de Paraná, que esa es su casa, dado que vivió allí como estudiante 12 años y en 1995 volvió a trabajar como formador. "De alguna manera algo de experiencia tengo. Lo desconocido, en este caso, no es tan desconocido. Y eso hace que uno vaya con más confianza ya que nunca dejé de estar vinculado", sostuvo en diálogo con Radio Corazón (104.1 Mhz).
Doná a AICA.org
El presbítero Cristian Torres fue designado nuevo rector del Seminario Mayor Nuestra Señora del Cenáculo por el arzobispo de Paraná, monseñor Juan Alberto Puiggari, y asumirá su responsabilidad pastoral el 21 de abril.

"Los primeros días de marzo me llamó el obispo para consultarme mi disponibilidad. El 11 me confirmó esta misión que vivo como un desafío. Pero tranquilo porque el Seminario es mi casa. Yo hice todo el secundario allí, así que estuve 12 años como estudiante. Luego, en 1995, volví a trabajar como formador. De alguna manera algo de experiencia tengo. Lo desconocido, en este caso, no es tan desconocido. Y eso hace que uno vaya con más confianza ya que nunca dejé de estar vinculado", sostuvo en diálogo con Radio Corazón (104.1 Mhz).

"No me esperaba este llamado para ser rector del Seminario. Pero tampoco me esperaba el llamado para venir a San Miguel. Yo vine de Crespo en 2012 a la comunidad de la Milagrosa con el proyecto de estar seis u ocho años. Sin embargo, a los dos años monseñor (Puiggari) me pidió venir a San Miguel. Y ahora nuevamente la Iglesia me pide que arme la valija y vaya a otra parte. Y es muy bueno eso, porque uno no sigue un proyecto propio sino que está en manos de aquellos que quieren evangelizar. Eso en el fondo nos da más confianza porque no buscamos lo personal sino el bien de la Iglesia", agregó.

"Me da mucha tranquilidad el equipo de personas que hay allá. Es una tarea muy hermosa que está muy vinculada a las vocaciones. Como dijo San Juan Pablo II en su momento, Dios no deja de llamar. Dios sigue poniendo la semilla de la vocación. Pero Él necesita de nuestra mediación. Nadie va a escuchar si no le hablamos", concluyó.+