Sábado 16 de octubre de 2021

El obispo de Goya bendijo y envió a los agentes pastorales de la Escucha

  • 2 de marzo, 2021
  • Goya (Corrientes) (AICA)
El obispo de Goya, monseñor Adolfo Ramón Canecín, presidió el domingo 28 en la catedral Nuestra Señora del Rosario, la misa en la que fue presentado el equipo de Pastoral de la Escucha.
Doná a AICA.org

En una misa presidida por el obispo de Goya, monseñor Adolfo Ramón Canecín, el 28 de febrero fue presentado el equipo de Pastoral de la Escucha. La Eucaristía fue concelebrada por los padres Rodolfo Alfredo Reyna C.Ss.R. y Boris Javier Escobar Sejas C.Ss.R. El prelado bendijo a quienes tendrán la misión de “escuchar con el corazón”.

El obispo presentó al padre Reyna, quien acompañará en la diócesis de Goya, especialmente en el proyecto de una diplomatura en la Pastoral de la Escucha para “continuar brindando este servicio”.

Por otra parte, destacó que el papa Francisco propone que “todos los bautizados, tienen que procurar de acuerdo al talento, capacidad y don, encontrar su lugar en la Iglesia, para poder tener un protagonismo activo, sea cual fuere la edad y la etapa de la vida en la que se encuentre”.

Cada pastoral tiene la finalidad de “responder a un clamor o un desafío que brota de la realidad”, sostuvo, e insistió “no todos servimos para todo, pero todos servimos para algo”.

En el segundo domingo de este “tiempo santo” de Cuaresma, el Evangelio “hoy nos trae al monte y quiere transfigurarse, para ayudarnos, mostrando que el dolor, el sufrimiento, la cruz, las tentaciones son parte de la vida, pero, eso es relativo, transitorio o pasajero, porque lo definitivo es lo que ocurre en su condición divina, anticipo de la Resurrección, venciendo la muerte y el pecado”. Además, destacó que “Jesús nos dice: centren la atención en lo definitivo y de allí aprendan a leer la prueba”.

El padre Reyna se refirió a la Pastoral de la Escucha. Explicó que es una pastoral “relativamente nueva” dentro de la Iglesia y que “tiene que ver, sobre todo, con algo tan simple, pero a la vez tan especial y complejo: el escuchar”.

“Escuchar no es simplemente oír”, señaló, y profundizó diciendo que cuando oímos, oímos todos los ruidos pero “escuchar es no tan solo recibir sonidos, sino prestar atención al mensaje que uno recibe. Escuchar es poner la atención y el corazón en lo que recibimos del otro”. Por eso, “escuchar no es simplemente dejar hablar” a la otra persona, sino también “es abrir el corazón”.

Al presentar al equipo, el sacerdote destacó que sus integrantes iniciaron el año pasado “un camino de cualificar su escucha, su capacidad de escuchar para brindar a la comunidad diocesana un oído atento, capaz de prestar atención y el corazón, para la persona que necesita expresar lo que tiene: un dolor, tristeza o una experiencia difícil, la pérdida de un ser querido, o la experiencia especial de este tiempo de pandemia de tener un familiar enfermo o estar contagiado de Covid”.

Este ministerio, este servicio es dar “no sólo una oreja, sino el corazón que sea capaz de recibir, consolar, acompañar y animar en el camino de la vida”.

En ese sentido, se habilitó un teléfono, cuyo número se distribuyó en las carteleras de todas las parroquias y capillas de la diócesis de Goya, para quien necesite ser escuchado y tal vez no pueda encontrar a quien le preste atención y en quien pueda confiar. “Encontrar del otro lado del teléfono a alguien que no sólo le deje hablar sino que realmente lo va escuchar con el corazón y lo va animar en ese momento de dolor o de incertidumbre que está atravesando”, detalló.

El equipo está formado por Viviana Canaparro, Mercedes Escobar, Yaqueline Flores, Miriam Muñoz, Carlos Bargas, Graciela De Bortoli, Liliana Urquijo y Lorena Zini.

Al dar la bendición a los integrantes, monseñor Canecín recordó la Palabra del Señor, que dice, “como el Padre me envío yo los envío”, y expresó: “Por eso, querido padre Alfredo y queridos hermanos, como el Padre envió a Jesucristo yo los envío a ustedes para que continúen preparándose y cualificándose en esta actitud de la escucha”. Finalmente, los animó a “contagiar” a todas las parroquias de los siete departamentos de la diócesis de Goya. “En el nombre de Jesucristo. ¡Vayan! A escuchar en nombre de Dios a todos los hermanos”.+