Sábado 20 de julio de 2024

El nuncio apostólico en Sudán teme una guerra civil

  • 18 de abril, 2023
  • Jartum (Sudán) (AICA)
Los combates también afectaron a la nunciatura, donde grupos de militares irrumpieron durante la misa del domingo 16 de abril.
Doná a AICA.org

El nuncio apostólico en Sudán, monseñor Muñoz Cárdaba, manifestó estar preocupado por una situación del país que calificó de “grave”. De hecho, los combates también afectaron a la nunciatura, donde grupos de militares irrumpieron durante la misa del domingo 16 de abril; además, los religiosos combonianos están encerrados en sus casas, sin posibilidad de salir.

En el centro de Jartum, la capital, hubo este lunes por la mañana “bombardeos aéreos y disparos de misiles tierra-tierra”, informó la agencia de noticias italiana Ansa. Hospitales de Jartum y otras localidades del país fueron atacados con cañones y armas de fuego, y varios de ellos quedaron "completamente inactivos" a raíz de los enfrentamientos. 

En contacto telefónico con los medios vaticanos, el nuncio apostólico explicó que “hoy es el tercer día de este combate, de hecho, una guerra entre militares de las Fuerzas Armadas y los paramilitares de las Fuerzas de Apoyo Rápido. Después de días y semanas de tensión, lamentablemente estalló una guerra de facto”. 

“La situación es grave, realmente grave, lamentó monseñor Cárdaba, con enfrentamientos en la capital, pero también en otras ciudades del país. Combates violentos, intensos, con artillería, aviones. Estamos en una situación preocupante que pone en peligro la vida de la población civil. La gente está encerrada en sus casas, sin poder salir, sin poder ir a los mercados a comprar porque es muy arriesgado”, dijo el nuncio.

Cerca de la nunciatura, ubicada en una zona tradicionalmente “pacífica y serena” del norte de la capital, donde se ubican las embajadas y la residencia del primer ministro (actualmente ausente), “lamentablemente ayer la situación por la mañana era muy grave”, informó el nuncio a VaticanNews. “La lucha fue muy reñida. Tres grupos de soldados entraron a la nunciatura durante la misa; tal vez querían usar el jardín de la nunciatura como puesto para pelear con los otros, los enemigos. Pero, gracias a Dios, después de media hora se fueron sin incidentes. Aquí vuelan las balas como en toda la ciudad”, describió. “Varios soldados entraron, tal vez huyendo de los demás, saltaron el cerco de la nunciatura y se quedaron aquí media hora. Otros pasaron, huyendo, pero sin generar ningún incidente en particular”. 

Los enfrentamientos entre el ejército del gobierno y las fuerzas paramilitares en Sudán se intensificaron en los últimos días. El sindicato de médicos del país informó que el número de muertos es de 942, incluidos civiles y militares. El jefe de la misión de la ONU en Sudán, Volker Perthes, dijo que estaba "extremadamente decepcionado" de que las dos partes se adhirieran solo "parcialmente" a la "tregua humanitaria" de tres horas que habían dicho que aceptaban el domingo, el día después del estallido de hostilidades en esa nación africana.

Tanto el ejército del general Abdel Fattah al-Burhan, presidente del Consejo Soberano de Transición -jefe de Estado de facto de Sudán, tras el golpe de Estado del 25 de octubre de 2021-, como también las milicias paramilitares (FSR) del general Mohamed Hamdan Dogolo, alias Hemeti , tienen enormes intereses económicos.

El ejército controla gran parte de la actividad económica del país, mientras que las FSR tienen en sus manos varias minas de oro, entre ellas una que incluso comparten con mercenarios rusos del grupo Wagner. Hemeti mantiene estrechos vínculos con Moscú, mientras que el mayor socio comercial de Sudán sigue siendo China. Las dos partes nunca emprendieron una cooperación sincera, sino que solo compartieron el interés contingente de expulsar a los civiles del poder.+