Domingo 20 de junio de 2021

El jesuita Rodríguez Olaizola guiará los ejercicios espirituales de los obispos españoles

  • 14 de enero, 2021
  • Madrid (España) (AICA)
El jesuita José María Rodríguez Olaizola acompañará durante esta semana a los obispos españoles en los ejercicios espirituales que cada enero organiza la Conferencia Episcopal.
Doná a AICA.org

Como cada año, los obispos españoles tendrán una semana de ejercicios espirituales, que en esta oportunidad se llevarán a cabo en la localidad madrileña de Collado Villalba y estarán guiados por el sacerdote jesuita José María Rodríguez Olaizola.

El sacerdote es actualmente un referente en espiritualidad, con varios libros editados, charlas alrededor del mundo y una intensa actividad en redes sociales. Se desempeña como responsable de comunicación de los jesuitas en España, superior de la comunidad de Maldonado de la Compañía de Jesús y especialista en la pastoral con jóvenes. Su última visita a la Argentina fue durante 2018, donde encabezó encuentros con comunicadores.

Rodríguez Olaizola se ha convertido en un referente en los últimos años por su análisis de la realidad desde una mirada evangélica que ha reflejado en obras como “Bailar con la soledad” y “En tierra de todos”. La explosión digital durante la pandemia ha multiplicado el seguimiento de las celebraciones, encuentros y meditaciones que ha guiado a través de YouTube. Solo un ejemplo: el retiro de adviento que organizó fue seguido por cerca de 85.000 personas.

Durante la semana de ejercicios espirituales de los obispos, el religioso de 50 años compartirá sus líneas reflexivas en torno a la esperanza que ofrece Jesús en este tiempo de pandemia, a la luz de la última encíclica papal Fratelli tutti para la fraternidad universal.

El inicio de la semana que anualmente comparten los obispos, se vio retrasado por el temporal que azotó la región de Madrid, y la nieve obligó a algunos obispos a suspender su asistencia debido a dificultades para movilizarse en el interior del país.

Sin embargo, y afortunadamente, el acceso a la residencia elegida para celebrar el retiro está garantizado, y los obispos convocados se sometieron al test de antígenos para reducir al mínimo los riesgos de contagio de Covid-19.+