Miércoles 29 de junio de 2022

La Iglesia mendocina alerta sobre falencias en el censo a personas en situación de calle

  • 16 de mayo, 2022
  • Mendoza (AICA)
La Pastoral Social y la Pastoral de Calle arquidiocesana aseguran que el método no alcanzará para censar esta realidad "compleja" y reflejar verdaderamente la situación de esta población vulnerable.
Doná a AICA.org

La Pastoral Social y la Pastoral de Calle de la arquidiócesis de Mendoza advirtieron sobre “algunas falencias importantes” a tener en cuenta frente al próximo Censo Nacional de personas en situación de calle que se realizará en estos días, por considerar que “el número de personas que surja del mismo no reflejará la realidad de la provincia”.

"El pasado 25 de abril fuimos convocados por la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas de la provincia de Mendoza, para ser consultados junto a otras fundaciones y ONG que abordan la problemática de habitar en la calle, respecto a la modalidad del censo y cómo poder localizar a la población. Frente a algunos desconocimientos que presentaban los profesionales responsables de llevar a cabo este operativo, aportamos varias sugerencias para subsanar algunas fallas que podría tener”, indicaron en un comunicado.

“A tal fin, se detallan algunos puntos que consideramos: la persona en situación de calle no se define únicamente por la carencia de lo habitacional, sino también por una mirada multidimensional, abarcando a más personas de las quepernoctan en la vía pública", agregaron.

Las pastorales mendocinas recordaron que “la Ley 27.654 sobre Situación de Calle y Familias Sin Techo, considera esta realidad a partir de muchas variables que incluyen a quienes habitan en la calle o espacios públicos en forma transitoria o permanente, utilizando o no servicios socio-asistenciales o de alojamiento nocturno, públicos o privados”.

“Y también a quienes están en riesgo de situación de calle, residiendo en establecimientos públicos o privados –sean médicos, asistenciales, penitenciarios u otros– de los cuales deban egresar por cualquier causa en un plazo determinado y no dispongan de una vivienda para el momento del egreso; quienes han sido notificados de un desalojo y no tienen vivienda disponible y quienes habiten en asentamientos precarios o transitorios sin acceso a servicios públicos esenciales o en condiciones de hacinamiento que afecten su integridad psicofísica", detallaron.

"Por eso, los albergues, pensiones y residencias que reciben temporariamente a personas en situación de calle, no pueden ser consideradas viviendas colectivas, sino se estará recortando una población concreta que vive en situación de calle pero que busca algún reparo para pernoctar", advirtieron.

Asimismo, puntualizaron: "Las personas en situación de prostitución, pueden tener una residencia, pero su estrategia de vida también debe ser considerada de situación de calle, debido a que se despliega durante el día o la noche en distintas arterias del Gran Mendoza. Además, es una población que frecuenta comedores, espacios de calle, etc".

La Pastoral Social y la Pastoral de Calle de la arquidiócesis de Mendoza sostuvieron que "no bastará de ningún modo tomar una muestra del Gran Mendoza y nada más, sin considerar otros centros urbanos importantes, como San Martin, las ciudades del Valle de Uco o San Rafael” y aseveraron: “Eso es desconocer la amplitud del problema y su extensión a los demás departamentos de la provincia”.

“Una jornada de seis horas no alcanzará para censar esta realidad compleja y reflejar verdaderamente la realidad de esta población vulnerable, ya que estamos ante una comunidad en circulación permanente por el espacio público", aseguraron.

"Estamos a tiempo de corregir en la implementación del Censo, todo lo que no ayude a conocer la verdad de la realidad de la calle. Creemos que es importante y necesario hacerlo. Se lo pedimos a las autoridades", concluyeron.+