Martes 30 de noviembre de 2021

La Acción Católica de Rosario llamó a construir comunidades no violentas

  • 21 de octubre, 2021
  • Rosario (Santa Fe) (AICA)
El Consejo Arquidiocesano de la Acción Católica, emitió un comunicado ante la ola de violencia que provoca "un clima de terror y de inseguridad" en la ciudad.
Doná a AICA.org

El Consejo Arquidiocesano de Rosario de la Acción Católica Argentina, emitió un comunicado a raíz de la violencia que se vive en la ciudad de Rosario, y llamó a construir comunidades no violentas.

El comunicado comienza citando las palabras del arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Eliseo Martín, quien semanas atrás expresó: "Como cristianos estamos llamados a ver la realidad con la mirada del Evangelio: si hay un miembro de nuestra sociedad que padece, también nosotros padecemos porque hay una solidaridad tanto en el bien como en el mal. El otro no es un extraño, no es un enemigo, el otro es un prójimo, es un hermano”.

"Asistimos a una ola de violencia que recrudece con el tiempo. Cada día se producen muertes violentas, robos, arrebatos y otros hechos delictivos enlutando a muchas personas", creando así un “clima de terror y de inseguridad que aflige a la población y que es contrario a la voluntad de Dios. Él quiere que todos sus hijos e hijas vivan su existencia en un clima seguro, de serenidad y de armonía”, afirma en palabras del Papa.

Por eso, como escribe el Papa “ante la violencia, la injusticia y la opresión, la Iglesia no puede encerrarse en sí misma o esconderse en la seguridad de su propio recinto. La Iglesia, cada uno de nosotros, está llamado a ser luz en su propio lugar, sembrando paz, denunciando, escuchando el grito de dolor de tantos ciudadanos".

Ante esto, y junto con el arzobispo, plantearon: “¿Qué connivencia social, política, judicial, de las fuerzas de seguridad nos ha llevado hasta aquí? ¿Qué políticas públicas decididas y valientes se están aplicando para remediar este flagelo? ¿Por qué nos está ganando la droga, con su correlato que es el narcotráfico, con su contenido de dinero negro, de poderosas armas de fuego, ostentación, lujo, violencia y muerte?”.

Finalmente, y citando al Santo Padre, pidieron a Dios que “convierta el corazón de los responsables de tanta muerte y desolación y que inspire a los encargados del bien común a comprometerse en la erradicación del crimen y de la impunidad así como en la generación de espacios de trabajo digno y útil, especialmente para los jóvenes de esta tierra, que les permita salir de condiciones de pobreza y de marginación, proyectarse hacia el futuro y no ceder a la tentación de adecuarse al circuito del narcotráfico y de la violencia”.

"Comprometámonos con nuestra oración y acción a ser personas que aparten de su corazón, de sus palabras y de sus gestos la violencia, y a construir comunidades no violentas, que cuiden de la casa común llevando la Buena Noticia de Jesús a todos nuestros ambientes".+