Sábado 13 de julio de 2024

El CELAM comparte con el Papa su preocupación y oración por la paz en el mundo

  • 19 de mayo, 2023
  • Aguadilla (Puerto Rico) (AICA)
Así lo expresan los obispos participantes en una carta enviada al pontífice. Hacen un balance de lo actuado durante la 39ª Asamblea General Ordinaria, de carácter electivo, del organismo regional.
Doná a AICA.org

Los participantes de la 39ª Asamblea General Ordinaria del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), reunidos en Aguadilla (Puerto Rico), enviaron una carta al Papa Francisco expresándole cercanía y adhesión tanto a su persona como a su magisterio, y manifestándole que comparten su preocupación y oración por la paz en el mundo.

“Nuestra Iglesia en América Latina y el Caribe está viviendo en este tiempo, un kairós, un tiempo de gracia, que asume la Cruz de Cristo, y se abre a la esperanza desde las diversas dimensiones que reflexionamos”, subrayaron antes de detallar tres puntos centrales.

“Hemos discernido en el Espíritu, a través de un proceso de escucha, los grandes retos sociales, ecológicos, políticos, económicos, culturales y eclesiales que afectan a nuestros pueblos y que desafían la labor pastoral en la región. Nos sentimos muy unidos a las propuestas pastorales sinodales, que nos permiten servir con alegría y amplitud de visión ‘para que todos tengan vida y vida en abundancia’”, concluyeron.

Firman la carta la nueva mesa directiva que integran los obispos Jaime Spengler OFM (Brasil), José Luis Azuaje Ayala (Venezuela), José Domingo Ulloa (Panamá), Santiago Rodríguez Rodríguez (República Dominicana) y Lizardo Estrada Herrera OSA. 

Texto de la carta del CELAM
Santo Padre Francisco:
Encontrándonos reunidos en Aguadilla, Puerto Rico, los presidentes, secretarios generales y delegados de nuestras Conferencias Episcopales de América Latina y El Caribe, junto con un nutrido número de invitados de distintas instituciones eclesiales con el objetivo de celebrar nuestra 39ª Asamblea General Ordinaria del CELAM, le saludamos y le expresamos nuestra cercanía y adhesión a su persona y su magisterio, agradeciendo el mensaje enviado a nuestra Asamblea y compartiendo su preocupación y oración por la paz en el mundo. 

Nuestra Iglesia en América Latina y el Caribe está viviendo en este tiempo, un kairós, un tiempo de gracia, que asume la Cruz de Cristo, y se abre a la esperanza desde las diversas dimensiones que reflexionamos en nuestra Asamblea: 

− El fortalecimiento de la eclesialidad en la apertura y participación de todo el Pueblo de Dios como sujeto evangelizador y una renovada opción por los pobres. 

− La profundización de la colegialidad para con Su Santidad y entre nosotros como servidores del Pueblo de Dios que peregrina en América Latina y el Caribe; queremos seguir animando la comunión afectiva, doctrinal y sacramental en una Iglesia en salida misionera.

 − La promoción de la sinodalidad en un “caminar juntos” con un proceso de escucha del Pueblo de Dios y discernimiento desde la conversación espiritual. 

Ante la elección de la nueva directiva y las diversas responsabilidades que hoy comienzan a ejercer algunos hermanos obispos, le pedimos su oración y bendición en este tiempo de renovación de las estructuras eclesiales, lo que nos hace mirar el futuro con gran esperanza y en la alegría de servir a los más vulnerables y necesitados de nuestros pueblos. 

Hemos discernido en el Espíritu, a través de un proceso de escucha, los grandes retos sociales, ecológicos, políticos, económicos, culturales y eclesiales que afectan a nuestros pueblos y que desafían la labor pastoral en la región. Nos sentimos muy unidos a las propuestas pastorales sinodales, que nos permiten servir con alegría y amplitud de visión “para que todos tengan vida y vida en abundancia” (cf. Jn 10,10). 

Le aseguramos nuestra diaria oración por su ministerio y le pedimos su Bendición Apostólica para nuestro pueblo y para quienes les servimos con entrega y alegría.+