Domingo 26 de septiembre de 2021

El Card. Turkson defiende la necesidad de promover sistemas alimentarios autóctonos

  • 28 de julio, 2021
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Intervención del prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral en la Precumbre de la ONU sobre Sistemas Alimentarios.
Doná a AICA.org

“Sistemas alimentarios autóctonos y dieta natural”, tituló el cardenal Peter Turkson, prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, su intervención en la precumbre de la ONU sobre Sistemas Alimentarios, celebrada en Roma, en la que pidió se aumente la producción de alimentos valorando a los pequeños productores autóctonos y tradicionales.

Para aumentar la producción de alimentos en todo el mundo en más de un 50%, y así abastecer a los más de 9.000 millones de personas que se espera que pueblen el planeta en 2050, "es necesario promover los sistemas alimentarios autóctonos", señaló el purpurado ghanés. 

Para ello –subrayó- es necesario establecer "un diálogo permanente de conocimientos con los pueblos indígenas, tradicionales de todo el mundo que permita diseñar políticas públicas globales que valoren a los pequeños productores indígenas y tradicionales como actores clave en un esfuerzo global para combatir la pobreza alimentaria".

En su intervención, el cardenal explicó que el uso de estos sistemas alimentarios, definidos como "agroecosistemas", será especialmente útil "en países con sistemas agrícolas sensibles al cambio climático (por ejemplo, la variabilidad de las lluvias, la temperatura, la sequía, las inundaciones)".

Las siete regiones socioculturales identificadas por la FAO
Por ello, recordó el cardenal Turkson, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), "identificó siete regiones socioculturales para representar a los pueblos indígenas del mundo: África; Asia; América Central, América del Sur y el Caribe; el Ártico; Europa Central y Oriental, la Federación Rusa, Asia Central y Transcaucasia; América del Norte y el Pacífico". 

El siguiente paso, para el prefecto, sería "identificar y aplicar las instituciones informales que permitieron que los sistemas alimentarios persistan en el tiempo" y "organizar los sistemas alimentarios de estas regiones a medida que se desarrollan en el tiempo".

Dado que gran parte de la tierra del mundo "es un espacio indígena", concluyó Turkson, "el restablecimiento de sistemas eficaces de gestión de recursos bioculturales en todo el mundo debe incluir el mantenimiento, y en algunos casos el restablecimiento, de las instituciones indígenas a múltiples niveles". 

El cardenal recordó que "muchas investigaciones y estudios sobre la producción de alimentos autóctonos demostraron su potencial incluso en caso de cambios en el uso de la tierra y el clima", y el gran valor de restaurarlos en el futuro. Los pueblos indígenas fueron capaces de proteger los conocimientos que permitieron perpetuar sus sistemas agroalimentarios a lo largo del tiempo", dijo, "y estos conocimientos pueden utilizarse en los territorios con pobreza alimentaria".

Agricultura comercial versus especies alimentarias autóctonas
Citando estudios sobre la producción de alimentos autóctonos en Hawai y Australia, el cardenal Turkson subrayó que el uso de técnicas tradicionales demostró ser crucial para la viabilidad y resistencia de los cultivos y especies alimentarias autóctonas, mientras que la introducción de especies foráneas, acompañadas de fertilizantes, pesticidas y herbicidas, "socava gravemente esta viabilidad, y la agricultura autóctona tradicional en África lo demuestra". 

La creación de nuevos hábitats, como hace la agricultura comercial, para las especies autóctonas puede ser perjudicial para ellas, "al igual que la necesidad de utilizar fertilizantes químicos (eficaces sólo cuando el suelo está muerto), plaguicidas (eficaces sólo para proteger las plantas insalubres) y maquinaria agrícola (útil sólo cuando hay que cultivar una gran superficie)". 

"Estos métodos", según el prefecto del departamento del Vaticano, "son ineficaces o incluso perjudiciales en suelos fértiles, cultivos sanos y semillas pequeñas y locales. Sin embargo, ¡los intereses económicos impulsan algunas de estas prácticas ecocidas!"