Miércoles 17 de agosto de 2022

Dramático llamado por la paz desde Santiago del Estero

  • 11 de diciembre, 2013
  • Santiago del Estero (AICA)
El obispo auxiliar de Santiago del Estero, monseñor Ariel Torrado Mosconi, hizo un enérgico llamamiento a la paz y pidió condenar "con especial firmeza" el uso de la violencia; asimismo, alentó a la ciudadanía a comprometerse en la tarea de establecer "un nuevo sistema de relaciones de convivencia basadas en la justicia y en el amor".
Doná a AICA.org
El obispo auxiliar de Santiago del Estero, monseñor Ariel Torrado Mosconi, hizo un enérgico llamamiento a la paz y pidió condenar "con especial firmeza" el uso de la violencia; asimismo, alentó a la ciudadanía a comprometerse en la tarea de establecer "un nuevo sistema de relaciones de convivencia basadas en la justicia y en el amor".

El prelado dio a conocer la declaración en momentos en que la policía de Santiago del Estero iniciaba una protesta en busca de mejoras salariales. Siguiendo recientes expresiones del papa Francisco, dijo: "Queremos una Argentina en paz, queremos ser hombres y mujeres de paz, queremos que en nuestra sociedad, desgarrada por tantas divisiones y conflictos, estalle la paz".

"Estamos viviendo con particular sufrimiento y preocupación las numerosas situaciones de conflicto que hay en nuestra tierra, pero, en estos días, nuestro corazón está profundamente herido por lo que está sucediendo en nuestra patria coincidiendo con la efemérides de la celebración de los treinta años de democracia", observó.

Monseñor Torrado llamó a la paz y pidió detener el uso de la violencia, especialmente entre la población más vulnerable. "Todos debemos condenar con especial firmeza el uso de la violencia. El uso de la violencia nunca trae la paz. ¡La violencia llama a la violencia!", insistió.

El prelado convocó a "establecer un nuevo sistema de relaciones de convivencia basadas en la justicia y en el amor", para construir "un nuevo humanismo que lleva a un nuevo orden social, que no se basa en la fuerza sino en la justicia, el diálogo y el amor".

Finalmente, exclamó: "Repitamos alto y fuerte: no es la cultura de la confrontación, la cultura del conflicto, la que construye la convivencia en los pueblos y entre los pueblos, sino la cultura del encuentro, la cultura del diálogo; éste es el único camino para la paz. Que el grito de la paz se alce con fuerza para que llegue al corazón de todos y todos depongan toda forma de violencia y se dejen guiar por el deseo de paz".

"Diciembre es el mes de Navidad, es el mes de la llegada del príncipe de la paz, lamentamos, una vez más, llegar a este mes manchados de sangre y esperemos que nunca más se repita", concluyó.+

Texto completo de la carta pastoral