Viernes 30 de octubre de 2020

"Donde está María, hay esperanza", recordó Mons. Scheinig

  • 18 de agosto, 2020
  • Luján (Buenos Aires) (AICA)
En ocasión de la solemnidad de la Asunción de la Santísima Virgen María, el arzobispo de Mercedes-Luján, monseñor Jorge Eduardo Scheinig, envió un mensaje a la comunidad.

El arzobispo de Mercedes-Luján, monseñor Jorge Eduardo Scheinig, dirigió a la comunidad mercedina un mensaje con motivo de la solemnidad de la Asunción de la Santísima Virgen María, en el que recordó que “donde está María, hay esperanza”.

“Donde está María, hay esperanza. Así es nuestra experiencia mariana y creyente. Donde está María, hay esperanza. María le dijo sí a Dios y Ella abrió las puertas para que Jesucristo sea Dios con nosotros”, destacó.

“Dios está, hay esperanza. María nos invita a confiar en la fuerza de la Palabra de Jesús. En Caná de Galilea, Jesús accede al pedido de María. María confía en la Palabra del Señor y nos ayuda a confiar”, aseguró.

“María está al pie de la cruz. Está con Jesús sufriente y con todos los crucificados, dando fuerzas, sosteniendo con el amor, de corazón a corazón. En el dolor, en el sufrimiento, en la pobreza, está María, hay esperanza”, insistió.

“Nuestro pueblo creyente, nuestro pueblo santo y fiel, en su religiosidad sencilla, tan rica, tan fuerte, ha multiplicado las imágenes de la Virgen con tantas advocaciones, con tantas maneras lindas de llamarla: Nuestra Señora del Valle, Nuestra Señora de Itatí, Nuestra Señora del Carmen, de Lourdes, de Fátima, Nuestra Señora de Luján desde aquí, desde este santuario”, enumeró el prelado.

“Nuestro pueblo sabe por experiencia que María es la llena de gracia, la llena de Dios, es la madre de Dios, es nuestra Madre. En nuestro pueblo, la presencia de María nos llena de esperanza”, sostuvo.

Finalmente, en este Año Mariano Nacional, “desde este Santuario de Luján, muy unidos a la Iglesia catamarqueña, muy unidos a la patria, desde aquí, desde esta casa de María, renovemos la esperanza”, animó. “En estos tiempos en los que muchas cosas ponen a prueba nuestra fe, renovemos la esperanza. Con María, no sin Ella. Que la fe mariana de nuestro pueblo, de cada uno de ustedes, sea fuerte”, pidió.

“María nos llena de esperanza. Les doy la bendición de Dios con todo cariño y que la Virgen los cuide hoy y siempre, en todo momento, en toda circunstancia, que María nos llene de esperanza”, concluyó.+