Jueves 26 de mayo de 2022

Diecisiete refugiados procedentes de Chipre llegarán a Roma gracias a la mediación del Papa

  • 28 de enero, 2022
  • Roma (Italia) (AICA)
La Comunidad de San Egidio organizó este nuevo corredor humanitario tras haber obtenido el visado para entrar de forma legal en Italia gracias a la mediación del Papa.
Doná a AICA.org

"Este grupo de 17 personas se sumarán a las 12 que llegaron a mediados de diciembre -según confirmó Gian Carlo Penza, de la Comunidad de San Egidio a Europa Press-. En total serán medio centenar".

Penza viajará hasta la isla de Chipre donde gestionará los últimos permisos para volar a Roma. Nada más aterrizar en el aeropuerto de Fiumicino, los migrantes, que llevan consigo un visado momentáneo para poder entrar de forma legal al país, tramitarán la petición del permiso de asilo político, un proceso que puede tardar de cuatro a seis meses en los mejores casos.

La Comunidad de San Egidio se encarga del proceso de acogida e integración en Italia si bien es la Santa Sede la que corre con todos los gastos en este caso.

En 2016 la Comunidad de San Egidio y otras iglesias evangelistas firmaron un acuerdo piloto con el Gobierno italiano para traer de forma legal y segura a los refugiados, evitando así que se expongan a los peligros de las mafias o de atravesar el Mar Mediterráneo en una barcaza. 

Las organizaciones religiosas -que costean todo el proceso- se encargan de seleccionar a las personas y tramitar su integración en el país de acogida, mientras que las autoridades se ocupan del ámbito de la seguridad y el aspecto burocrático de los permisos para conseguir la protección internacional. 

Actualmente son dos los países principales donde se implementan los corredores humanitarios. Se trata de el Líbano y Etiopía con los que se firmó otro acuerdo para poder entrar en su territorio y hacer la selección en los campos de refugiados.

El caso de los refugiados que llegan de Chipre gracias al Papa es algo distinto porque ya estaban en suelo europeo. Actualmente el protocolo con el que se ayudó a más de 4.500 personas, que huyeron de sus países como refugiados políticos, funciona en 4 países, además de Italia: Francia, Bélgica, Andorra y San Marino.

El Papa decidió tener este gesto de solidaridad con motivo de su viaje a Grecia y Chipre del 2 al 6 de diciembre. Francisco quiso repetir así el gesto de acogida hacia los migrantes que protagonizó en abril de 2016, cuando volvió de Lesbos a Roma con un grupo de 12 refugiados.+