Miércoles 22 de mayo de 2024

Recuerdan al primer obispo de Catamarca a 160 años de su natalicio

  • 13 de noviembre, 2023
  • San Fernando del Valle de Catamarca (AICA)
En el marco de las VI Jornadas de Historia de la Familia y Genealogía de Catamarca y del Noroeste Argentino, hubo diversos paneles sobre la vida y obra de Mons. Piedrabuena.
Doná a AICA.org

La diócesis de Catamarca celebró, el viernes 10 de noviembre, el 160º aniversario del nacimiento de monseñor Bernabé Piedrabuena, primer obispo de esa jurisdicción eclesiástica, creada el 5 de febrero de 1910.

La Comisión Permanente de Homenaje a monseñor Piedrabuena resaltó su figura en el marco de las VI Jornadas de Historia de la Familia y Genealogía de Catamarca y del Noroeste Argentino, que se llevaron a cabo a fines del mes de septiembre en esa provincia.

En esas jornadas, se ofreció un panel sobre la vida y obra del prelado, que estuvo a cargo de Silvana Ginocchio, presidenta de esa comisión, al tiempo que también se desarrolló un panel sobre la heráldica eclesiástica y el blasón del fallecido obispo, desarrollado por Javier Berdini Juárez y Ramón Antonio Ogas, de la Academia Argentina de Genealogía y Heráldica y del Centro de Estudios Genealógicos y Heráldicos de Catamarca.

La propuesta se completó con la ponencia “Los Piedrabuena de Tucumán y su vinculación con la Orden de Predicadores. Monseñor Bernabé Piedrabuena y sus hermanas”, realizada por Alejandro Alvarado, miembro del equipo del Instituto de Investigaciones "Históricas Profesor Manuel García Soriano", de la Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino, y miembro fundador de la Asociación Civil “Familias Argentinas”.

A propuesta de la comisión, el Salón Auditorio del Museo de la Virgen lleva el nombre de monseñor Bernabé Piedrabuena desde noviembre de 2016. En aquella oportunidad, se brindó una aproximación del trabajo sobre el escudo que identificó su episcopado, y este año sus autores presentaron los avances de la investigación.

Un obispo con marcada trayectoria pastoral
Monseñor Bernabé Piedrabuena nació en Tucumán el 10 de noviembre de 1863 y, con 11 años, ingresó al Seminario de Salta. Concluidos los estudios, debió pedir autorización para recibir el orden sagrado, debido a su escasa edad.

De esa forma, fue ordenado sacerdote el 31 de mayo de 1886 por el arzobispo de Buenos Aires, monseñor Aneiros.

Se desempeñó, antes de su ordenación, como profesor en el Seminario de Salta. luego, fue prefecto de estudios, vicerrector y rector (1891) de esa institución. Al crearse la diócesis de Tucumán (1898), monseñor Pablo Padilla y Bárcena lo llevó como secretario. En 1906, fue nombrado provisor y vicario general de ese territorio.

El 16 de diciembre de 1907, fue designado obispo auxiliar de Tucumán y titular de Cestro, y recibió la ordenación episcopal el 31 de mayo de 1908. Mientras ejercía como flamante obispo auxiliar, en ocasión de una visita pastoral a Catamarca, permaneció dos meses -desde julio a septiembre de 1908- recorriendo las capillas y parroquias de esa provincia.

En esa acción pastoral, recorrió ese territorio y se familiarizó con él, el cual dos años después tendría su sede, al crearse la nueva diócesis. Así, el 8 de noviembre de 1910 fue nombrado primer obispo de Catamarca, y se hizo cargo de esa sede el 20 de abril de 1911, correspondiéndole realizar su organización.

El 11 de junio de 1923 fue trasladado a Tucumán, tras ser nombrado segundo obispo de esa jurisdicción. Mientras tanto, y hasta la designación del segundo obispo de Catamarca en 1927, se desempeñó como administrador apostólico de esta otra diócesis. El 17 de diciembre de 1928, resignó el cargo de obispo de Tucumán y fue nombrado obispo titular de Callínico. Y, en 1931, la Santa Sede lo designó obispo auxiliar de Tucumán, donde murió el 11 de junio de 1942.+