Miércoles 16 de junio de 2021

Cuba lleva a Panamá la delegación a una JMJ más grande de su historia

  • 14 de diciembre, 2018
  • La Habana (Cuba)
Cuba se prepara para participar en la Jornada Mundial de la Juventud Panamá 2019 (JMJ). Con la delegación más grande de su historia, en este tipo de acontecimientos, con 400 peregrinos, los cubanos viven este momento con gran entusiasmo y preparación, así lo manifestó el padre Marcelo Díaz Armenteros, secretario de la Comisión Nacional de Pastoral Juvenil de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba.
Doná a AICA.org
Cuba se prepara para participar en la Jornada Mundial de la Juventud Panamá 2019 (JMJ).

Con la delegación más grande de su historia, en este tipo de acontecimientos, con 400 peregrinos, los cubanos viven este momento con gran entusiasmo y preparación.

El padre Marcelo Díaz Armenteros, secretario de la Comisión Nacional de Pastoral Juvenil de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba, explicó que hace unos días se reunieron con los asesores y animadores de cada diócesis con el objetivo de compartir las experiencias de cada territorio y precisar cómo será la logística de salida y de entrada.

Asimismo el sacerdote destacó que la JMJ produjo un despertar dentro de la pastoral juvenil cubana y que esto se puso de manifiesto durante la peregrinación por tierra cubana de los signos de la JMJ, la Cruz y el ícono de la Virgen.

"Nosotros fuimos testigos de cómo nuestros jóvenes han vivido una experiencia de renovación, por tanto, creo que llegar a la jornada, al encuentro con el Papa y con la Iglesia universal, será también una oportunidad para que esto que ya ha comenzado con los propios signos, continúe", expresó el padre Armenteros.

La Cruz Peregrina y el icono de la Virgen María Salus Populi Romani llegaron a Cuba el jueves 12 de octubre y permanecieron en la Isla hasta principios de noviembre.

Los símbolos de la JMJ peregrinaron por las ciudades de Holguín, Santiago de Cuba, Bayamo, Camagüey, Ciego de Ávila, Santa Clara, Cienfuegos, Matanzas, Pinar del Río y La Habana.

"Fue la primera vez que los signos de la JMJ llegaron a nuestro país con el regalo de entrar por nuestra diócesis" indicó el secretario de la Comisión de Pastoral Juvenil.

Por último el padre Armenteros agradeció "a Dios y a la Iglesia en la persona del Papa, también a los obispos por su confianza en los jóvenes cubanos, y a Panamá, que con tanta dedicación trató por todos los medios de facilitarnos los trámites para estar todos juntos allí".

"Que Dios nos regale a todos los cubanos la oportunidad de regresar a nuestra Patria con el deseo de construir una Iglesia joven. No cabe dudas de que la Iglesia cubana se hará sentir con los más de 400 jóvenes que estarán participando; solo queda esperar. La cuenta regresiva ya está en marcha", expresó y deseó: "Que la JMJ marque los corazones de todos los que participemos para que luego seamos capaces de ser luz en medio de nuestras realidades". +