Domingo 29 de enero de 2023

Crisis en Bolivia: La Iglesia dispuesta a ser facilitadora del diálogo y no mediadora

  • 26 de octubre, 2022
  • La Paz (Bolivia) (AICA)
Ante el "paro indefinido" que se vive en Santa Cruz de la Sierra, el episcopado boliviano instó a las partes en conflicto a ser capaces de sentarse juntos en una mesa de concertación.
Doná a AICA.org

“La Iglesia católica siempre estuvo dispuesta a ser facilitadora del diálogo y aclaramos que en ningún momento hemos manifestado directa o indirectamente nuestro deseo de ser mediadores en el conflicto”, manifestó el secretario general adjunto de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), padre Diego Plá Aranda, este martes 25 de octubre, en conferencia de prensa.

El padre Plá, en ese sentido, enfatizó que “es importante saber distinguir entre la tarea de mediación y la de facilitación”. “Por eso afirmamos que siempre estaremos dispuestos a orientar, ofrecer criterios, facilitar el diálogo, ayudar a llegar a acuerdos, pero no a mediar”, añadió.

Asimismo, sostuvo que la Conferencia Episcopal reitera el pedido a que las partes en conflicto sean capaces de sentarse y caminar juntos en la mesa de concertación, “con un espíritu abierto, sin amenazas ni intransigencias y en búsqueda de la paz, la verdad, y la justicia”.

Ante la situación que se vive en Santa Cruz de la Sierra, donde se acata un paro indefinido a la cabeza del Comité Interinstitucional que pide que el censo -que definirá la representación parlamentaria de cada provincia- sea en el 2023, el secretario general adjunto de la CEB expresó su solidaridad con el arzobispo René Leigue por la situación que ocurre en su jurisdicción eclesiástica.

“Pedimos que el Espíritu Santo ilumine los corazones y las mentes y los llene de sabiduría y bondad de los que tienen en sus manos la misión del destino de nuestro pueblo boliviano”, finalizó.

La polémica por el censo
El gobierno de Luis Arce enfrentaba el lunes una escalada de protestas con la provincia de Santa Cruz, la más próspera de Bolivia y un bastión opositor, paralizada por una huelga por tiempo indefinido en reclamo de un censo que redefinirá la distribución de las bancas en el Poder Legislativo.

Esa ciudad amaneció sin transporte, con avenidas y calles bloqueadas por manifestantes; mercados, bancos y comercios cerrados y esporádicos choques entre grupos afines al gobierno que buscaban rehabilitar el tráfico y manifestantes a favor del paro.

La protesta de Santa Cruz amenazaba con extenderse a otras regiones del país como Beni y Potosí y no era la única manifestación antigubernamental. Una masiva marcha de mineros auríferos que se oponen a un nuevo régimen impositivo paralizó el centro de La Paz el lunes. También marchaban los maestros por demandas sectoriales.

Inicialmente el censo estaba previsto para noviembre de este año pero fue aplazado por razones técnicas y logísticas para 2024, según el gobierno. Los líderes de Santa Cruz reclaman que el empadronamiento se haga en 2023 para que los resultados tengan efecto en los comicios presidenciales de 2025.

Los intentos de diálogo no prosperaron el fin de semana. El fallecimiento de un manifestante y el apresamiento de tres líderes de la protesta, complicó una salida al conflicto. 

La fuerte polarización de Bolivia se mantiene latente desde 2019, cuando las elecciones presidenciales fueron denunciadas de fraudulentas por la Organización de los Estados Americanos, lo que detonó un estallido social con 37 muertes que forzó la renuncia del entonces presidente Morales.+